Como siempre y antes de empezar, cabe hacer hincapié en la importancia de protegerse debidamente de la radiación solar sea verano o invierno, estemos en la nieve o en la playa, en la montaña tomando al fresco o a la sombra de un chiringuito acompañado de una caipiriña. Pero sí que es cierto que con la llegada del calor y del verano toca extremar las precauciones para combatir cualquier daño que pueda sufrir nuestra piel. Si a esto le sumas la práctica de algún deporte al aire libre, entonces es el momento de ser todavía más cuidadosos. Ahora bien, ¿cómo elegir el protector solar más adecuado en estos casos? Para resolver esta pregunta hay que prestar atención a una serie de aspectos como el sudor, el movimiento o el tono de piel.

Cuando practicamos running, esquí, surf, ciclismo, tenis, vóley o cualquier otra actividad acuática, lo cierto es que sudar, sudamos. Por tanto, si empleamos un protector solar que no sea resistente al agua y cuya textura sea demasiado grasa, este se puede acabar derritiendo en la piel y que, por accidente, nos caiga en los ojos y los irrite. Es por eso que muchas de las marcas más reconocidas en cuanto a protección frente al sol han diseñado una gama específica de solares para deportistas cuya textura ligera permite que se absorba rápido y no deje residuos, proporcionando una protección total. Otro factor importante a tener en cuenta, en caso de realizar actividades físicas al aire libre, es el hecho de que se suelen dejar muy expuestas zonas sensibles como orejas, nariz, cicatrices, labios o rostro, debido a que no todas las cremas solares tienen efecto sobre las partes más delicadas.

Apostar por una solución que ofrezca también protección específica y segura en dichos lugares será determinante para la salud de la piel. Hay que tener en cuenta que los tejidos del rostro y los labios son mucho más finos y producen una menor cantidad de melanina, la sustancia que actúa como barrera natural contra la radiación ultravioleta. Otro aspecto determinante es qué tipo de deporte concreto se practica o el tipo de piel de cada deportista. En los deportes acuáticos, por ejemplo, hay que tener en cuenta que el agua refleja una parte muy importante de la radiación solar. Por eso, no solo habrá que buscar solares para deportistas que sean resistentes al agua, sino que su factor SPF tiene que ser el más alto. Lo último, será elegir el formato que mejor se adapte a nuestros gustos personales, bien sea en crema, gel o spray. Aquí van una serie de consejos si se realizan actividades deportivas al aire libre en verano:

  1. Evitar las horas centrales del día.
  2. Hidratarse y refrescarse continuamente.
  3. Ropa ligera y de material transpirable.
  4. Usar gorra y gafas de sol.
  5. Complementar el ejercicio con alguna bebida isotónica.
  6. Emplear solares para deportistas y protegerse minutos antes de comenzar. Uno de los productos estrella para esta tarea es Isdin Fusion Gel Sport con protección SPF 50+ que está diseñado para todo tipo de pieles, incluso las grasas, con tendencia acnéica o las intolerantes al sol y con manchas. Sensación seca que se funde fácilmente con la piel, incluso en zonas donde hay vello corporal.
    Este Avene Fluido Sport 50+, por su alto grado de resistencia y rápida absorción, también está especialmente indicado para los que sean aficionados a deportes tanto fuera como dentro del agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here