Luz tenue, una mesa para dos, suena esa música que siempre has imaginado que sonaría cuando tuvieses una cita, buena compañía y para coronar la escena un menú compuesto por alimentos que se supone que son afrodisíacos. Probablemente la escena sea la ideal para pasar una velada romántica y despertar el deseo sexual de tu pareja pero, si esto último ocurre no pienses que todo el mérito es del menú, el ambiente creado ha hecho casi todo el trabajo.

Muchos alimentos se han asociado durante décadas con el deseo sexual, basándose en teorías erróneas sobre sus propiedades. De hecho, los expertos han concluido que lo que despierta el deseo sexual principalmente es el entorno, la situación y, por supuesto, la compañía. Aunque es cierto que hay algunos alimentos que pueden ayudar de cierta manera, es el cerebro el que manda, ya que recibe los estímulos del entorno así como los sabores y los olores. Por ello, en base a nuestros gustos y nuestras experiencias, el cerebro puede relacionar un estímulo, o en este caso un sabor, con una situación excitante.

Uno de los alimentos por excelencia asociados a Afrodita son las ostras. Esto no es del todo erróneo ya que tiene un alto contenido en zinc, relacionado con las propiedades sexuales. Sin embargo, también se afirma que otra de las razones por las que las ostras se consideran afrodisíacas es por su similitud con los genitales en este caso femeninos, al igual que ocurre con el plátano, el pepino y los espárragos.

El chocolate, por su parte, también juega un papel fundamental, y es que contiene sustancias que tienen un comportamiento muy semejante al de los neurotransmisores excitatorios. También destaca la canela, que se dice que es más efectiva en mujeres que en hombres aunque tampoco se ha probado. Y como no, las fresas, ese postre ideal que pone la guinda a una cena romántica. Lo cierto es que las fresas favorecen la circulación en sangre, por lo que puede ser razón por la que incrementen en apetito sexual, pero parece ser que es su color y su forma lo que llaman realmente la atención, como ocurre con otros alimentos.

Por lo tanto, como decíamos al principio, podemos jugar con los alimentos, sus colores, sus formas o incluso sus propiedades aunque sea en menos medida, para realizar un menú afrodisíaco pero, lo más importante es el cómo y el dónde. Además, debemos de tener en cuenta que los alimentos afrodisíacos no son una solución milagrosa para problemas sexuales reales y no sustituyen a ninguna solución química como las que ofrecen marcas como AquileaEpaPlus o Energesil en Dosfarma.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here