El perejil es uno de los condimentos más habituales en las cocinas de todo el mundo. Pero también se le atribuyen propiedades curativas o medicinales. Resulta beneficioso para la digestión, ayuda a combatir la flatulencia y a aliviar los retortijones. Además, puede aliviar los dolores derivados de la menstruación y eliminar el mal aliento.

De nombre científico Petroselinum sativum, constituye una de las hierbas aromáticas que nunca suele faltar en la cocina ni en la botica de las abuelas. ¿Hay alguien que desconozca qué es el perejil? Lo que ponemos en seria duda es que todo el mundo sepa para qué es bueno el perejil, o cuáles son las propiedades medicinales que posee.

Muchas propiedades saludables

Aunque en muchos países generalmente se utiliza como condimento, también se acostumbra tomar el jugo fresco de perejil, el agua, la infusión o el té de esta planta y el perejil con limón. Se puede consumir en forma de infusión y de cápsulas, aprovechando así al máximo las propiedades saludables de la planta.

El perejil es rico en:

  • Provitamina A o betacaroteno.
  • Aporta vitamina C, E.
  • Minerales como el potasio, fósforo, hierro, calcio, hierro y azufre.
  • También contiene flavonoides con capacidad antioxidante, antiinflamatoria y diurética.

Esta planta favorece la eliminación del exceso de líquidos corporales y la asimilación del hierro de los alimentos.

Se trata de un eficaz estimulante digestivo, de una planta carminativa que contribuye a que desaparezcan los gases intestinales o la flatulencia. Abre el apetito, ayuda a combatir infecciones y a reducir el riesgo de afecciones cardíacas y cáncer. Además, resulta beneficioso en caso de hipertensión y enfermedades reumáticas.

¿Ayuda a adelgazar?

Lamentablemente, esta hierba aromática no hace milagros ni constituye un remedio mágico para perder peso. El elevado porcentaje de agua que figura en su composición y su efecto diurético, parecen ser las razones por las que se considera un aliado de las dietas de adelgazamiento.

Algunas de sus propiedades y aplicaciones pueden ser útiles a la hora de perder peso, lo cual no quiere decir que al tomar un par de infusiones de esta planta al día consigamos “librarnos” de la dieta sana y el ejercicio físico. En forma de infusión o bebida es refrescante, ayuda a evitar la retención de líquidos y aumenta la saciedad. Por su riqueza en vitamina C, se le atribuye la capacidad de fomentar la quema de grasas.

Más beneficios

El perejil puede sorprendernos aún más, ya que es capaz de mejorar la dismenorrea o los ciclos irregulares y aliviar el dolor menstrual. Además de tener propiedades emenagogas, contribuye a eliminar el mal aliento y aclarar las manchas de la piel. Sus propiedades fungicidas lo hacen recomendable para tratar los hongos de las uñas de manos y pies.

Los cataplasmas y el jugo de esta planta también se emplean para mitigar el dolor en caso de tendinitis y tratar golpes, moratones, cardenales y hematomas, así como picaduras de insectos.

Contraindicaciones y efectos secundarios

Aunque el perejil contiene ácido oxálico, sustancia relacionada con la formación de piedras en el riñón, las cantidades que normalmente consumimos son tan ínfimas que su ingesta no tiene por qué generar ningún inconveniente en personas sanas y sin predisposición a los cálculos renales.

Aplicado externamente durante un período prolongado podría causar irritaciones cutáneas. En cantidades superiores a lo recomendado, su aceite esencial puede producir vómitos, diarrea, alteración del ritmo cardíaco y lesiones en el hígado. Asimismo, su uso está contraindicado durante el embarazo y la lactancia, ya que resulta abortivo.

Recetas con perejil

Unas hojas de perejil bastan para condimentar, enriquecer y decorar los platos que conforman nuestro menú saludable. Y es que combina con todo tipo de alimentos, exceptuando aquellos que son muy dulces. No obstante, le aporta un toque fresco y original a los batidos verdes y zumos de fruta y verdura.

Una entre las tantas posibilidades culinarias que admite el perejil es añadirlo crudo a las ensaladas. Podéis incluir esta hierba aromática en un sinfín de recetas, y para muestra ofrecemos unas cuantas ideas: patatas al perejil, macarrones al pesto de perejil, alcachofas con mojo de ajo y perejil, lasaña con bechamel de perejil, guiso de pollo con perejil y mejillones en salsa de perejil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here