La albahaca es una hierba aromática que se emplea tanto con fines culinarios como medicinales. Sirve para aliviar el malestar estomacal y calmar los nervios, y puede ayudar a combatir el insomnio y la fatiga física y mental. A nivel culinario, se utiliza principalmente para condimentar ensaladas, pizzas y platos de pasta.

Bajo el nombre científico de Ocimum basilicum, es una planta aromática nativa de Asia cuyo cultivo se extiende prácticamente por todo el mundo. La variedad conocida como albahaca morada, albahaca cimarrona o tulsi, se caracteriza por tener unas hojas de llamativo color púrpura más rizadas que la albahaca común.

Aunque en algunas culturas se utiliza como planta medicinal, el principal uso de la albahaca es gastronómico o culinario. Resulta muy sabrosa en combinación con el queso mozarella y el tomate, en platos de pasta y en todo tipo de ensaladas. Por otro lado, el té de albahaca constituye un buen remedio para combatir las digestiones pesadas y los gases, entre otros problemas digestivos.

Muchas propiedades saludables

Desde hace siglos esta planta se emplea para el tratamiento de diversas dolencias. Entre las numerosas propiedades medicinales de esta hierba de aroma dulce e intenso destacan:

  • Digestivas.
  • Galactogogas.
  • Sedantes o tranquilizantes.

La albahaca favorece la digestión de los alimentos y ayuda a atenuar los espasmos gástricos. La infusión de sus hojas frescas es útil en caso de dolor de estómago, gastritis, indigestión, gases y otras alteraciones del sistema digestivo. Y estimula el apetito y la producción de leche materna.

Aparte de reducir las molestias estomacales y los vómitos, esta planta aromática se considera efectiva para reforzar el sistema inmunológico y combatir infecciones. Contribuye a la mejora de la circulación sanguínea y alivia la cefalea o el dolor de cabeza. Por si fuera poco, también fortalece el cabello y evitar su caída.

La albahaca, planta medicinal contra el insomnio y la fatiga

La albahaca tiene un efecto positivo sobre el sistema nervioso y alivia las manifestaciones de ansiedad y estrés en el estómago. Tomar un par de tazas de té o infusión puede calmar los nervios en situaciones o acontecimientos estresantes.

Quienes padecen insomnio también pueden beneficiarse del efecto sedante de esta planta para conciliar el sueño. También mitiga la fatiga física y mental, lo que la hace idónea en épocas de decaimiento, agotamiento o cansancio.

Contraindicaciones y efectos secundarios

El aceite esencial de esta hierba se debe usar con mucha precaución, ya que puede resultar tóxico. Está contraindicado durante el embarazo y la lactancia. También en caso de gastritis y úlceras digestivas, puesto que existe la posibilidad de que irrite la mucosa digestiva, provoque contracciones uterinas y predisponga al aborto.

No está indicado en personas que padecen afecciones intestinales, puesto que podría desencadenar brotes. Tampoco se recomienda a nivel externo si hay dermatitis, heridas o enrojecimiento de la piel. Cabe señalar que en dosis elevadas tiene cierta acción narcótica y estupefaciente.

Recetas con albahaca

Aparte de popular, esta hierba constituye un ingrediente muy versátil en la cocina. Ha entrado a formar parte de aperitivos y entrantes, de acompañamiento o guarniciones para pescados, carnes y salsas. Incluso tiene presencia en siropes, helados, flanes, granizados y otros refrescantes postres.

No solo sirve para condimentar ensaladas, vinagretas, pizzas y platos de pasta. Sino que también puede aromatizar y aportar sabor a croquetas, albóndigas, arroces, sopas, estofados, tortillas, verduras y hortalizas.

Hay innumerables recetas que incorporan o podrían incluir esta fragante hierba: ñoquis al pesto, quinoa con albahaca, macarrones a la crema de albahaca, panini vegetal con albahaca, berenjenas a la parmesana, sopa de tomate con mozarella y albahaca, pan con tomate y albahaca, ensalada, caprese, puré de patatas con albahaca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here