¿Qué es la píldora?

 Las pastillas anticonceptivas, comúnmente conocidas como la píldora, son el segundo método anticoncepción más utilizado, después del preservativo. Es una pequeña tableta que contiene hormonas y que las mujeres deben tomar todos los días a la misma hora, tanto si han tenido sexo como si no.

Existen muchos tipos diferentes de píldoras anticonceptivas y todas son ligeramente diferentes. Por lo general, podemos distinguir entre píldora combinada y píldora simple. La combinada contiene estrógeno y progestina, que impiden que los ovarios liberen óvulos. Además, hace que el moco del cérvix sea más espeso, lo que dificulta el paso de los espermatozoides.

La píldora simple, de solo progestina, actúa haciendo más espeso el moco de la entrada de la matriz. En algunas mujeres también impide la ovulación.

Es fundamental seguir las indicaciones del profesional sanitario y las recomendaciones de uso para que sean efectivas. Asimismo, debe ser el facultativo quien, teniendo en cuenta los antecedentes médicos de la paciente, recomiende el método anticonceptivo adecuado.

Beneficios de tomar la píldora.

Con una eficacia en torno al 99%, la píldora se ha convertido en uno de los métodos anticonceptivos más utilizados. No obstante, conviene recordar que no protege contra la infección por VIH/SIDA, ni contra otras enfermedades de transmisión sexual.

Entre sus beneficios, figuran los siguientes:

  • Gran capacidad de protección. Altamente efectiva cuando se usa como se indica para evitar embarazos no deseados.
  • Administración. Fácil de usar. Se pueden tomar durante un largo periodo de tiempo.
  • Relaciones sexuales. Permite la espontaneidad sexual y no interrumpe el sexo.
  • Efectos sobre la salud. Algunas píldoras pueden mejorar las menstruaciones abundantes y dolorosas. También pueden tener efecto positivo sobre el acné, mejorando la apariencia y estado de la piel. Asimismo, la píldora disminuye el riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica. Y también disminuye el riesgo de cáncer de endometrio y de ovario durante su uso y hasta 10-15 años después de haber abandonado el tratamiento.

¿Qué es verdad y qué no lo es tanto?

«Cada uno habla de la feria según le va en ella». Gran dicho de nuestro refranero popular, que también se puede aplicar a los mitos que han surgido en torno a la píldora. Cierto es que cada mujer es un mundo y la pastilla anticonceptiva puede provocar efectos secundarios distintos. También las sensaciones son diferentes. Y los tabúes que han rodeado siempre la sexualidad, sobre todo de las mujeres, han favorecido la proliferación de informaciones contradictorias que nos acaban desorientando.

A continuación, vamos a analizar 5 de las informaciones y/o mitos más recurrentes sobre la píldora.

  1. Las pastillas anticonceptivas engordan. ¡Hasta te crecen los senos! No queremos quitarte la ilusión de creer que esos kilos de más no sean consecuencia de ingerir más calorías de las que consumes. Pero, tenemos que aclarar que la evidencia científica confirma que no existe ganancia de peso con los preparados de baja dosis que se utilizan hoy en día. No obstante, y de manera poco frecuente, en algunas mujeres puede presentarse una cierta retención de líquidos. Quizá seas una de ellas. Y respecto al pecho, puede aparecer cierta sensación de hinchazón en las mamas en algunas mujeres. Esto suele ocurrir en los primeros ciclos de uso. Y casi con toda probabilidad no tendrás que comprarte una talla más de sujetador.
  2. Es malo tomar la píldora durante muchos años. Además, eres más propensa a infecciones por hongos vaginales. No. A la primera afirmación y a la segunda. Los estudios a largo plazo no han encontrado alteraciones en la salud de las mujeres debido a haber tomado la píldora durante muchos años. Y en el caso de los hongos vaginales, es común su aparición en las mujeres en edad fértil. Pero no se da una mayor frecuencia de este tipo de infección en las mujeres que usan píldora.
  3. El uso prolongado de la píldora puede causar infertilidad. Tranquila, que no. El efecto de las pastillas anticonceptivas es transitorio. Una vez que se dejan las pastillas se activa el proceso normal de ovulación.
  4. La píldora no tiene efectos adversos. Mentira. Como cualquier otro medicamento, se pueden producir efectos negativos. En una reducida proporción, se han presentado casos de cloasma, mastalgia, tromboembolismo o accidentes cardiovasculares. Por lo general, estos efectos tienen lugar en mujeres con antecedentes familiares y/o personales de riesgo. Diferentes estudios han certificado que las mujeres que usan pastillas tienen más enfermedades varicosas. Sin embargo, la mayoría de esas mujeres tienen otros factores de riesgo como el sobrepeso. Por otra parte, cabe destacar que el tabaco y las pastillas son una pareja peligrosa. Este amor imposible genera el riesgo de complicaciones severas, como por ejemplo las trombosis venosas.
  5. La libido disminuye con las pastillas. Lamentamos decirte que sí. Las pastillas bloquean la producción hormonal del ovario, por lo que es normal que esto ocurra. Pero, es un proceso normal y, en la mayoría de los casos, transitorio. Además, la libido no solo depende de las hormonas. También influyen la pareja o el entorno, entre otras muchas cosas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here