El rostro es difícil de broncear ya que corremos el riesgo de que aparezcan manchas o quemaduras.  Además, no siempre tenemos la opción por falta de tiempo o en épocas como el invierno. Los polvos de sol son la mejor alternativa para conseguir un moreno natural y dorado. Si no has podido o querido tomar el sol, te damos cuatro opciones para que consigas un tono de piel bronceado.

¿Qué son los polvos de sol?

Los polvos de sol o bronceadores son un producto  que une partículas de distintos tonos marrones, nacarados y dorados.  Al mezclarlas y aplicarlas sobre el rostro, el resultado es un tono de piel más moreno y brillante.

Este producto es una solución puede usarse de diferentes maneras. Si quieres una cobertura más ligera, aplícalos directamente sobre el rostro después de usar el corrector (en caso de usarlo). Si quieres que sean más duraderos y resistentes, aplícalos sobre tu prebase de maquillaje habitual. Por último, si optas por un maquillaje más producido, úsalos sobre tu base de maquillaje.

A la hora de elegir el tono de tus polvos de sol tienes que tener en cuenta tu tono natural. Para pieles blancas, recomendamos usar polvos un par de tonos superiores, en acabado mate, por todo el rostro. Para pieles morenas que quieran un extra, recomendamos usar un tono por encima, con acabado brillante, en las zonas a destacar.

¿Qué polvos de sol escoger?

En esta entrada te damos cuatro recomendaciones con las que parecerá que vienes de estar tumbado al sol. Ahí van:

  • Nuxe Prodigieux Poudre Éclat: este artículo es perfecto para cualquier tono de piel. Cuídala al mismo tiempo gracias a su fórmula con vitamina E, pigmentos correctores y flor de jazmín. El 89% de los ingredientes de estos polvos de sol son naturales.
  • Sensilis Polvo Bronceador Iluminador 02 Bronce Intenso: estos polvos bronceadores son una opción acertada si tu piel es morena pero quieres un extra de color. Con sus dos fases, una nacarada y otra en marrón aportan a tu piel un aspecto brillante y aterciopelado.
  • Avène Couvrance Polvos Mosaico Bronceado: esta opción es ideal si unas veces quieres darle a tu piel un ligero rubor y en otras, un bronceado más intenso. Con su combinación de diferentes tonalidades, es perfecto para todos los tonos.
  • La Roche Posay Toleriane Teint Polvos de Sol: si tu piel es sensible pero no quieres renunciar a un buen bronceado, esta es tu solución. Con su textura ligera conseguirás que tu rostro luzca más moreno sin preocuparte de que tu piel pueda dañarse.

¿Cómo aplicar los polvos de sol?

Si ya has elegido la opción que más se adapta a ti, ahora solo queda una pregunta: ¿cómo los uso? En primer lugar, hazte con una brocha gruesa y suave. Después, elige si lo que prefieres es usarlos por todo el rostro o solo para marcar algunas zonas.

En el primer caso, aplica el producto haciendo círculos para que se vea uniforme y bonito.

Si lo que quieres es marcar algunas zonas, tenemos ciertos trucos. Para la afilar la nariz, aplica los polvos a ambos lados del puente y difumínalos hacia a los pómulos. Para marcar el contorno y que rostro parezca más pequeño, úsalos sobre el nacimiento del cabello y barbilla desde el mentón hasta el final de la mandíbula. Nuestro último truco es que uses los polvos de sol sobre las zonas que normalmente oscureces con el contouring para un resultado natural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here