No vamos a dar la chapa hablando de la importancia que tienen las frutas y verduras para nuestra dieta. Sobre todo porque seguro que nos sigues y ya te conoces sus propiedades antienvejecimiento, su capacidad de favorecer la hidratación del organismo, su contribución diaria y vital debido a su alto contenido en vitaminas y su poca cantidad de grasas, muy por debajo de otros postres, aperitivos o tentempiés y en especial su aportación esencial para prevenir tantas enfermedades que no cabrían en este post. Pero vamos, lo dicho, que todo esto es algo que seguro que ya sabes. Hoy de lo que vamos a hablar es de la importancia que tiene, más que el consumo de frutas y verduras, el consumo de frutas y verduras de temporada. Y ¡ojo!, que esta vez no solo hablamos de nosotros mismos y nuestro organismo.

Porque consumir alimentos naturales de temporada como las frutas y verduras tiene múltiples beneficios que van más allá de las propiedades y nutrientes que aportan a nuestra dieta y que resultan esenciales para el funcionamiento del organismo. Esto se basa en algo así como la ‘sabiduría de la Naturaleza’. Cada época del año nuestro cuerpo necesita de un aporte de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes diferentes para fortalecer la salud frente al clima y otros factores que pueden poner en riesgo nuestro bienestar. Pero siendo claros, al final dónde se nota realmente el tema de consumir frutas y verduras de temporada es en otros tres aspectos que al final son los que más nos interesan a nivel de consumidores y, por supuesto, a nivel de conciencia social:

Precio

Porque al final el precio es lo primero en lo que nos fijamos. Precisamente por lo importante que es el consumo de esta clase de alimentos hay que procurar buscar y apostar por aquellos que estén en temporada. Esto tiene un porqué tan lógico como que aprovecharse de la abundancia y la predisposición de la tierra para dar precisamente sus frutos nos permitirá encontrarlos mucho más baratos en cualquier supermercado. Lógicamente no es fácil encontrar cerezas en diciembre, por lo que si consigues encontrarlas su precio será mucho mayor que en primavera o en verano.

Sabor

Esto tampoco hace falta explicarlo demasiado. Por lo general todos somos capaces a darnos cuenta de que hay épocas del año en las que un producto sabe mejor que otro, o que las fresas están mucho más buenas en primavera que el resto del año. Al final las frutas y verduras de temporada saben mucho mejor y tienen un color más apetecible por la sencilla razón de que estas no tienen que recogerse verdes para enfrentarse después a un proceso de maduración artificial en contenedores o cámaras. Al final también consiste en dejarse guiar por la vista y el paladar.

Sostenibilidad

Consumir frutas y verduras que sean de temporada nos hace ser mucho más responsables con la ecología y el entorno natural. La conciencia medioambiental es muy importante para contribuir con la salud del planeta y su sostenibilidad. Por ello es esencial apostar, consumir y ayudar al desarrollo de la producción local propia de cada clima y las características de la tierra de cultivo. De esta forma también nos convertiremos en un apoyo determinante para los propios agricultores y pequeñas empresas para su crecimiento y supervivencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here