Hay personas que son más propensas a tener las manos frías. Esto es normal que se agrave en invierno, con la bajada de temperaturas. Pero no suele ser su principal causa. Vamos a descubrir por qué dejamos de sentir los dedos con el frío.

¿Por qué tengo siempre las manos frías?

Tener las manos frías a pesar de no tener bajas temperaturas es más común de lo que pensamos. Este padecimiento es también conocido como síndrome de Reynaud, más frecuente en mujeres que en hombres. Se caracteriza por cambios intermitentes en la coloración de la piel de las regiones más distales del cuerpo, como los dedos, la lengua y la nariz.

Para evitar el síndrome de Raynaud, es esencial protegerse del frío mediante el uso de ropa adecuada, manejando bebidas frías y congelados con guantes o aislamiento adecuado, entre otros.

¿Por qué dejamos de sentir los dedos con el frío?

A pesar de que tener las manos frías es muy común, solemos asociarlo con la bajada de temperaturas. Pero la realidad son muchos más los factores que pueden provocar que dejes de sentir los dedos:

  • Mala circulación. Uno de los motivos más comunes es que la sangre no circula correctamente por los dedos. No es un hecho grave y puede ser tratado con pequeños cambios.
  • Anemia. La frialdad de las manos es uno de los principales síntomas de esta patología.
    Arterias bloqueadas. La acumulación de grasas en las arterias puede hacer que se interrumpa el flujo sanguíneo a las extremidades.
  • Tabaquismo. El tabaco favorece el bloqueo de las arterias, lo que favorece la mala circulación de la sangre y por lo tanto las manos frías.
  • Diabetes. Puede llegar a afectar a la circulación y que la sangre llegue correctamente a las extremidades.
  • Embarazo. Durante las primeras etapas del embarazo es característico que las mujeres noten sus extremidades mucho más frías.

¿Cómo hago para no dejar de sentir los dedos con el frío?

Sabemos que es una situación muy molesta, e incluso en algunos casos dolorosa. ¿Qué mecanismos tenemos para evitar esta sensación? Vamos a descubrirlos.

  • No olvides los guantes. Aunque parezca algo obvio, solemos dejarlos en casa y es una de las mejores maneras para mantener el calor en las manos. Incluso se recomienda llevarlos no solo cuando las temperaturas son muy bajas, sino durante todo el tiempo que sea posible.
  • Usa crema de manos. Es un extra para combatir el frio de las manos y se recomiendan las cremas que no sean muy líquidas.
  • Evita el tabaco. Aunque ya sabemos que el tabaco no aporta nada positivo a nuestra salud, tampoco lo hace a nuestras manos. Fumar empeora la circulación y por lo tanto será más complicado que se aísle el frio de nuestros dedos.
  • Agua tibia, no caliente. Para subir la temperatura de las manos resulta muy eficaz sumergirlas en agua tibia. Eso sí, debes tener cuidado, ya que con la pérdida de sensibilidad de las manos por el frio corres el riesgo de quemadura si el agua está muy caliente.
  • Mueve los dedos de manos y pies, así como hacer círculos amplios con los brazos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here