Candidiasis: ¿Por qué más en verano?

Las altas temperaturas que vienen con el verano, sumadas a la humedad y al sudor, son los aliados perfectos para la proliferación de una candidiasis vaginal. Este tipo de infección fúngica puede causar picor, irritación, flujo blanquecino y espeso, enrojecimiento del área vaginal y dolor en algunos casos.

La candidiasis vaginal, conocida también como vulvovaginitis candidiásica, es producida por un hongo muy común llamado cándida albicans. Esta infección fúngica puede ser originada por cambios en la flora vaginal, cambios de pH, alteraciones hormonales y, por supuesto, por la humedad y el calor que caracterizan al verano.

Se puede presentar candidiasis en cualquier momento de la vida y del ciclo menstrual, pero suele ser más común durante el embarazo y la menopausia. Todo ello debido a los cambios hormonales que estas temporadas traen consigo. Algunos medicamentos como antibióticos, corticoides e incluso anticonceptivos son capaces de alterar la flora vaginal y desencadenar una candidiasis.

Una higiene deficiente o excesiva también puede causar alteraciones en la vagina. Por ello, es recomendable poder utilizar un gel íntimo para el cuidado de esta área tan delicada cada vez que se tome una ducha, aseando la zona íntima con geles específicos para proteger la flora vaginal, su pH y evitar la proliferación de microorganismos.

Tratamiento para esta afección

Si este verano te ha traído una infección por Cándida Albicans, ¡no te preocupes!, en DosFarma tenemos algunas soluciones que te van a ayudar a eliminar las incomodidades que causa este hongo:

  • Identifica los síntomas, si son leves o moderados puedes tratarlos desde casa, pero si notas que son difíciles de eliminar o que son muy recurrentes, debes acudir a tu médico ginecólogo para que te recete un tratamiento.
  • La higiene es clave en el tratamiento de la candidiasis. Utiliza gel íntimo de uso diario para la limpieza de la vagina.
  • Evita utilizar por tiempo prolongado prendas de ropa húmedas o mojadas, como ropa deportiva o bañadores. ¡Son clave para que la candidiasis se active!
  • Evita desodorantes o jabones con fragancias en la zona íntima.
  • Fortalece tu sistema inmunitario aumentando el consumo de probióticos. ¡El yogur o el kéfir pueden ser de gran ayuda! Al final de este post, encontrarás recomendaciones específicas sobre probióticos.

La mayoría de las mujeres han pasado al menos una vez en su vida por una infección por candidiasis, por lo que es más común de lo que se imagina. ¡Que este verano nadie se deje sorprender por esta patología!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here