El verano es una época maravillosa para lucir un pelazo más claro y brillante, pero si no llevamos cuidado el sol, la sal, el cloro y el viento pueden convertirse en peligrosos enemigos que hagan sufrir el cabello. Las puntas abiertas, la sequedad, las decoloraciones, la fragilidad o incluso una mayor facilidad para que el pelo se caiga son algunas de las consecuencias que pueden aparecer si no se cuida y protege como es debido con algún protector solar para el pelo. Esto no significa que haya que salir a la calle con la cabeza cubierta en todo momento, pero sí ser constante con el empleo de ciertos cosméticos básicos.

¿Cómo proteger el pelo del sol?

Para proteger el pelo de los efectos dañinos del sol, el cloro, la sal o el viento y mantenerlo en un perfecto estado durante todo el verano será suficiente con llevar a cabo tres pequeños gestos: proteger, limpiar y nutrir. Lo primero que debemos hacer bien antes de salir de casa o una vez en la playa es aplicar sobre el cabello un protector solar para el pelo en gel, espuma o espray y repetir el gesto tantas veces como consideres oportuno. Importante que sean waterproof para que la protección no desaparezca con el agua o el sudor. Si tienes el cabello corto lo mejor son los geles. Para una melena larga lo ideal serán las espumas o sprays.

Lo siguiente será limpiar de forma adecuada. Cuando volvemos de la playa o la piscina lo que más nos apetece es una duchita fría. Un truco infalible es enjuagar el pelo primero con agua dulce y después lavarlo cuidadosamente con algún producto que sea específico. Por ejemplo, hay productos que están formulados para eliminar todo posible rastro de sal y cloro. El próximo paso será nutrir bien el cabello. Utiliza acondicionadores especiales para después del lavado que nutran, hidraten y reparen los efectos de los rayos solares. No olvides aplicar una mascarilla al menos una vez a la semana para devolverle toda su vitalidad, brillo y suavidad.

Beneficios del sol y el mar

Ahora bien, el sol y el mar no solo tienen propiedades negativas, también tienen sus beneficios. Por ejemplo, el agua de mar es un remedio natural que ayuda a eliminar la caspa y calmar las posibles irritaciones y picores del cuero cabelludo. El yodo marino, además, estimula la circulación de la sangre y fortalece el crecimiento del cabello. Sin embargo, sí que es cierto que las personas con el pelo seco o muy seco deben de tener especial cuidado y tratar de enjuagar el pelo con agua dulce después de cada chapuzón para evitar que con el tiempo se vuelva más frágil, áspero y quebradizo.

El sol, por su parte, tiene influencia directa sobre la energía y el estado general del organismo y, por tanto, en la vitalidad del cabello. Por otro lado, la luz del sol favorece que el cuerpo produzca vitamina D, sustancia que estimula el crecimiento del cabello y ayuda a prevenir su caída. Hay que tener en cuenta que tanto el sol como el agua de mar tienen sus peligros siempre y cuando hablamos de situaciones que se den muy prolongadas en el tiempo. Un baño de 5 minutos seguido de un paseo breve por la orilla no es lo mismo que una tarde al sol después de haberse bañado un largo tiempo.

Consejos para cuidar el cabello del sol y el mar

  1. Aplica algún aceite hidratante por ejemplo de coco y argán.
  2. Trata de enjuagar el cabello con agua dulce después de cada baño.
  3. Usa sombrero siempre que puedas.
  4. Lleva siempre encima un protector solar para el pelo.
  5. Nada de plancha y secador.
  6. Lávalo bien con champú y acondicionador para eliminar bien los residuos de sal y cloro y que quede bien limpio, suave e hidratado.
  7. Por las noches puedes aplicar alguna crema que ayude a hidratar y peinar el cabello ya que la arena, el viento, la sal y el sol pueden resecarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here