Las semillas de chía tienen su origen en una planta herbácea de la misma familia que la menta, se trata de una planta originaria de México y Guatemala conocida como Salvia Hispánica, un cultivo muy importante para las civilizaciones precolombinas como la azteca. Las semillas de chía, pueden ser de color negro o de color blanco. Las de color blanco tienen un mayor contenido de  proteínas que las de color negro y estas contienen más fibra que las blancas.

Las semillas de chía tienen numerosas propiedades entre ellas destacan:

  • Son una gran fuente de proteínas, ya que proporcionan los aminoácidos esenciales de una forma que es fácilmente digerible. Además, son una fuente de fibra soluble esto quiere decir que las semillas de chía absorben el agua (en torno a 9 o 12 veces su peso en agua), por lo consumirlas nos ayuda a mantener correctamente hidratado nuestro organismo.
  • Poseen un alto contenido de antioxidantes lo que permite que las semillas se mantengan en perfecto estado durante mucho tiempo. Los antioxidantes ayudan a prevenir los daños que pueden causar los radicales libres en nuestro organismo, evitando así el envejecimiento prematuro de la piel y la posible inflamación de los tejidos.
  • Las semillas de chía son un gran aliado para los pacientes con diabetes debido a su capacidad para reducir la rapidez con la que el organismo convierte los carbohidratos en azucares simples, controlando los niveles de azúcar en sangre.
  • Son muy ricas en ácidos grasos Omega-3 que son aquellas grasas que nos protegen de la inflamación, el colesterol y problemas cardiacos. Las semillas de chía incluyen más ácidos Omega-3 que el salmón.

Por ello, las semillas de chía tienen numerosos beneficios:

  • Un gran poder saciante, gracias a su enorme cantidad de fibra.
  • Son una gran fuente de energía, ya que contienen una gran cantidad de minerales y vitaminas que son un chute de energía y vitalidad para el organismo.
  • Calman el dolor de las articulaciones, las semillas de chía están compuestas por ácidos Omega-3 que poseen una serie de propiedades antiiflamatorias, por lo que son un gran aliado para los dolores articulares.
  • Tienen un gran poder depurativo, las semillas de chía logran eliminar líquidos y toxinas de nuestro organismo, además ayudan a regular la flora intestinal y previenen la oxidación celular.
  • Aportan una gran cantidad de hidratación al cuerpo, debido a su capacidad para retener agua.

Estos son algunos de los beneficios de la chía, si te surge la pregunta de ¿Dónde comprar semillas de chía? Podrás encontrarlas en herbolarios, pequeñas tiendas especializadas o incluso en supermercados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here