Si has notado escamas en la piel de tu bebé no te alarmes. Puede tratarse de una dermatitis seborreica infantil, o más conocida como costra láctea. Es bastante común en bebés, y aunque suele parecer desagradable, no es perjudicial para su piel. Suele desaparecer en unos meses, pero hasta entonces descubre como aliviar la piel de tu bebé.

¿Qué es la costra láctea?

La costra láctea es el nombre con el que habitualmente nos referimos a un tipo de dermatitis seborreica infantil. Es una dolencia inflamatoria de la piel muy común que suele aparecer desde el nacimiento. Aparece en zonas localizadas y no tiene ninguna consecuencia.

Aparece como parches curiosos, aceitosos o escamosos que se encuentran en el cuero cabelludo del bebé. También es visible en la cara del bebé, incluidas las orejas, los párpados y la nariz.

Tiende a durar unos pocos meses y a desaparecer por si sola, pero en algunos casos puede durar más de un año y es posible que requiera el uso de un tratamiento específico.

¿Cómo tratar la costra láctea?

Aunque suele desaparecer sola al cabo de unos meses, puedes acabar con ella antes de tiempo con unos sencillos pasos:

  • Lava el pelo a tu bebé una vez al día con un champú que sea suave, como Babe Pediatric Champú. Este champú cuenta con aloe vera que limpia el cabello sin dañarlo. Cuida y respeta delicadamente el cuero cabelludo y el cabello, aportando suavidad y brillo.
  • Peina suavemente el pelo de tu bebé y cepilla el cuero cabelludo con un cepillo de cerdas suaves para aflojar las escamas, como los que encontrarás en Nuvita Baby Kit Cabello. Este set de cuidado capilar contiene un cepillo y un peine para el tratamiento eficaz de la costra láctea.
  • Si las escamas no se van, masajea la zona con vaselina o aceite, como Interapothek Aceite de Almendras Dulces, para ayudar a levantar la piel rebelde y seca. Este aceite está formulado con extracto de almendras dulces que actúa como reafirmante, drenante y regenerador.

¿Cómo afecta la costra láctea a mi bebé?

El cuidado de un recién nacido no es una tarea fácil. Por eso, es importante estar informado sobre cada cambio de su cuerpo para ofrecerle el mayor bienestar posible.

Si presenta costra láctea tendrá manchas escamosas ligeramente rojas o amarillas en el cuero cabelludo. O en algunos casos aparecerá en la zona del pañal y se podrá extender por otras partes del cuerpo. Y aunque a la vista resulta desagradable, no provoca picazón ni molestia a los bebés.

Con los consejos que hemos mencionado anteriormente puedes hacer que desaparezca de la piel de tu bebé antes de tiempo. Y si no llega a ser así, no dudes consultar con un especialista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here