Haciendo un poco de memoria, o quizás no tanto, puedas recordar ese momento en el que no parabas de estornudar, te picaba la nariz o los estornudos eran constantes. Seguramente has recordado lo molesto de la situación y la incomodidad causada por estos casos de rinitis. En DosFarma queremos informarte un poco sobre este tema para qué sepas cómo prevenir estas situaciones, o eliminarlas cuando aparezcan.

¿Qué es la rinitis?

La rinitis es un trastorno que afecta a la mucosa nasal, provocando estornudos, picores, excesos de secreción nasal, obstrucción en las vías respiratorias y falta, o disminución, del olfato. Estos síntomas se dan como respuesta de nuestro cuerpo a la inflamación o irritación de las fosas nasales. Aunque puedan ser molestos, son una reacción defensiva de nuestro sistema inmune ante la amenaza de los agentes externos que nos atacan.

Este trastorno puede estar provocado por alguna reacción alérgica, tanto a medicamentos como a elementos de nuestro entorno. Los casos provocados por alergias, se conocen como rinitis alérgica, y suelen dar con mayor fuerza e intensidad. Algunos de los síntomas que suelen revelar la presencia de este tipo de trastorno suelen ser la tos seca o la sensación de falta de aire.

Los casos de rinitis suelen durar varios días, presentando sus síntomas en períodos muy prolongados durante cada día. Estar preparado con pañuelos o con productos que relajen y calmen la mucosa nasal irritada. Más importante es tener paciencia y calma, ya que los síntomas pueden empeorar o acabar con cicatrices y rojeces en la piel, si no tenemos cuidado a la hora de combatir este trastorno.

Síntomas de la rinitis alérgica

Aunque es un tipo de rinitis, la producida por alergias tiene sus propios síntomas, más intensos que en la rinitis normal. Entre ellos se encuentran:

  • Exceso de secreción nasal de forma descontrolada.
  • Estornudos intensos y constantes durante un tiempo reiterado.
  • Congestión nasal, que da la sensación de ausencia de aire al respirar.
  • Picor molesto durante toda la rinitis.
  • Conjuntivitis provocada por el exceso de picor, lagrimeo y molestia.

Aunque estos síntomas, junto a la tos seca, suelen estar relacionados con el asma, las personas que sufren de rinitis alérgica no tienen que padecer este trastorno. No obstante, son más propensos a padecer asma que el resto.

Es importante tener cuidado con los casos de rinitis alérgica, ya que de no tratarse correctamente, o dejarlos empeorar pueden pasar a denominarse rinitis crónica. Este tipo debe su nombre a una inflamación e irritación excesiva de la mucosa nasal, lo que provoca una agudeza de los síntomas sufridos, pasando de ser incómodos a convertirse en algo realmente molestos.

¿Cómo se trata la rinitis alérgica?

El tratamiento de este tipo de rinitis puede tratarse de diferentes formas, dependiendo de la intensidad, la agudeza de los síntomas y los medicamentos que pueda ingerir el paciente. Teniendo en cuenta estos factores se puede realizar un tratamiento activo o más conservador. Se debe tener en cuenta que estos casos de rinitis se pueden prevenir, o evitar que empeoren conociendo aquellos elementos a los que seamos alérgicos, e intentando entrar en contacto con ellos lo menos posible.

La calma y un buen cuidado, ya sea con medicamentos o conservador, reducirán el tiempo de duración de este trastorno y la intensidad de los síntomas sufridos. Entre las formas más potentes de tratar la rinitis alérgica se encuentran los corticoides o la inmunoterapia. Cabe recordar que estos tratamientos deben ir respaldados por un médico.

Remedios para la rinitis alérgica

Entre los remedios para combatir la aparición y la intensidad de la rinitis alérgica tenemos los antihistamínicos que puedes consultar a través de nuestra web. Entre los más fáciles de utilizar, y efectivos, se encuentran los sprays nasales o los comprimidos.

En caso de sufrir estos trastornos de manera frecuente y con gran intensidad, es recomendable acudir al médico para recibir un tratamiento acorde a los problemas que se padecen. En los casos de rinitis es importante tener en cuenta que es un trastorno de larga duración, y con síntomas recurrentes, por lo que se debe tener calma y ser consciente de los cuidados que se pueden seguir para no empeorar la situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here