¿Qué es un herpes labial? Tratamiento y diagnóstico

El herpes labial es una infección provocada en la zona de la boca, caracterizada por la aparición de pequeñas ampollas, aunque sus causas pueden ser variadas

1
5130
herpes labial qué es tratamiento y diagnóstico

El virus del herpes simple (VHS) es una infección incurable que, desgraciadamente, muchas personas desconocen que sufren, aunque sean portadoras de él. Casi siete de cada 10 españoles padecen VHS en alguna de sus dos versiones, herpes labial y herpes genital, y más de la mitad no lo saben. Por sexos, hay un 10 por ciento más de mujeres que hombres que lo sufren.

Tipos de virus del herpes simple

Lo primero que hay que conocer es que hay dos tipos de virus del herpes simple.

  • VHS-1 o herpes labial

Se transmite por contacto labial, es decir, boca a boca, y provoca el conocido como herpes labial. En menor medida, también puede provocar el herpes genital.

  • VHS-2 o herpes genital

Se contagia por transmisión sexual y provoca herpes genital.

En ambos casos, es muy importante saber que son infecciones crónicas que no tienen cura y que, en la mayoría de las ocasiones, quienes los padecen son asintomáticos o sus síntomas son leves y no reconocidos como herpes. Por ello, mucha gente desconoce que lo tienen.

Síntomas del herpes labial

Cuando el herpes labial se manifiesta, suele hacerlo o en la parte exterior de la boca, esto es, en los labios y alrededores; o en su interior, en encías y paladar. Aparece en forma de vesículas o úlceras que suelen ser muy dolorosas y que son conocidas popularmente como calenturas o pupas. Antes de su aparición, es normal notar picor o quemazón y una sensación de hormigueo en la zona.

Diagnóstico del herpes labial

En muchas ocasiones, el herpes labial se puede confundir con las aftas bucales, pequeñas úlceras que tienen un color blanquecino en el interior y rojizo en su borde. Estas son provocadas por hongos, por un desequilibrio hormonal, por insuficiencia de alguna vitamina o por demasiado estrés en nuestro día a día.

Por ello, y ante cualquier tipo de duda, lo mejor es acudir a un especialista que diagnostique la afección mediante una prueba de VHS, que se puede hacer de tres maneras:

  • Prueba con hisopo. En ella se frota un hisopo limpio de algodón contra la llaga para recoger células y líquido, que posteriormente se analizarán.
  • Análisis de sangre. Lo más habitual es que el profesional médico solicite un informe serológico. En este análisis se buscarán anticuerpos contra el virus del herpes simple, ya que el virus en sí no se detecta. Hay que recordar que los anticuerpos son proteínas que el sistema inmunitario produce para combatir patógenos como son los virus o bacterias.
  • Punción lumbar. Se realiza en muy raras ocasiones, y únicamente si el especialista considera que el paciente puede tener una infección en cerebro o médula espinal.

Tratamiento del herpes labial

El herpes labial es una infección recurrente. Esto significa que, tras la primera manifestación, las vesículas pueden reaparecer en forma de brotes de manera periódica, aunque la gravedad y su número tienden a disminuir con el tiempo. No existe una cura y, por lo general, desaparece por sí solo entre 10 y 15 días después. No obstante, sí existen productos y medicamentos para paliar sus efectos.

Medicamentos antivirales

Medicamentos como el Aciclovir, Valaciclovir, Famciclovir o el Penciclovir, aunque no eliminan el virus, pueden ayudar a que el brote sane más rápidamente o incluso a prevenir su aparición.

Se suelen recetar en forma de pastillas o se pueden encontrar sin receta en forma de crema. En el caso del Penciclovir, es muy efectiva si se aplica cuando aparecen los primeros síntomas de hormigueo previos al herpes. La recomendación es hacerlo 5 veces al día, durante un espacio de cinco días. En cualquier caso, el médico deberá recomendar cuál es el mejor tratamiento a seguir.

Tratamientos para aliviar el malestar

También se pueden usar cremas de venta libre, sin antivirales, para tratar la sequedad, el picor, dolor e irritación causados por el herpes labial. En este caso, no sirven para acelerar el proceso de curación pero sí para aliviar el malestar. Hay que recordar que las cremas no se deben frotar y después de aplicarlas lavarnos bien las manos.

Bálsamos preventivos

También son muy últiles los bálsamos que previenen las calenturas, estos son de uso diario, transparentes e hidratantes y que crean una película protectora contra los desencadenantes del herpes gracias a sus aceites naturales, además, suelen contener algún tipo de filtro UV por lo que también protegen de los rayos solares.

Medicamentos para el dolor

Siempre bajo receta médica, hay ciertos medicamentos como el ibuprofeno que pueden ayudar con el dolor y la molestias que el herpes causa.

Compresas caseras

Por último, otro remedio, esta vez casero, es aplicar un trapo húmedo y frío que ayudará a eliminar las costras y promover la cicatrización. También las compresas tíbias sobre las ampollas ayudaran a aliviar el dolor.

¿Cómo prevenir el herpes labial?

Para finalizar, el mejor remedio para evitar la aparición de brotes de herpes labial pasa por tener un sistema inmunológico fuerte. Para ello, es importante cumplir con una serie de pautas:

  • Descanso. El cuerpo debe estar descansado y dormir las horas suficientes, ya que esto reforzará las defensas.
  • Reducir el estrés emocional.
  • Mantener una alimentación equilibrada y tener hábitos saludables, como no fumar ni beber alcohol en exceso.
  • Es conveniente realizar ejercicio regularmente.
  • A pesar de que la llegada del invierno y el frío suele ser el desencadenante de la aparición de calenturas, hay que llevar los labios hidratados los 365 días del año y no solo en invierno.
  • Evitar el contacto bucal con otras personas desde la aparición de los primeros síntomas y evitar compartir objetos que hayan estado en contacto con la saliva.
Artículo anteriorProxamol: beneficios para hombres con incontinencia urinaria
Artículo siguienteCelebra el Día de San Valentín con un sorteo espectacular

Farmacéutica titulada Nº colegiada: 3422

Farmacéutica especialista en Nutrición Infantil y Ansiedad en Dosfarma

Experiencia laboral

Mientras cursaba el Grado en Farmacia, Amanda realizó prácticas laborales en las que adquirió habilidades en el campo de la atención farmacéutica, la atención hospitalaria, la concienciación sobre enfermedades (como la diabetes) o la consulta en dermocosmética. Durante esta formación, tomó responsabilidades en la gestión de personal, distribución de productos o formación de comerciales. Hoy ejerce como farmacéutica, llevando a cabo una atención farmacéutica tanto personal como digital, acorde con las necesidades y métodos actuales.

Formación

Amanda posee el Grado en Farmacia por la Universidad de Murcia, titulación que cursó entre los años 2012-2017. Tras ello, finalizó el Master 'Bioenterprise' de la Universidad de Granada, adquiriendo conocimientos en: gestión de empresas, detección de oportunidades de negocio o biología molecular. En su formación complementaria, ha superado algunos cursos, como los siguientes: Curso SEFAC 'Nutrición Infantil'; Curso 'Test de detección del coronavirus SARS-CoV-2'; Curso del COFRM sobre 'Diagnóstico y detección de COVID-19 mediante test de antígenos en la Farmacia'; o Curso de 'Atención Farmacéutica en Ansiedad', por el Colegio de Farmacéuticos de Granada.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here