Si tus mejillas se encienden con frecuencia y la cara te arde, sientes picor y tirantez o notas granitos que parecen acné pero no lo son: atenta, que podrías sufrir rosácea. A continuación te detallamos en qué consiste esta afección y los tratamientos disponibles para hacerle frente. Pero, ante todo, tranquila, que la rosácea no te hace menos bella.

 ¿Qué es la rosácea?

La rosácea es uno de los trastornos más frecuentes de la piel, que afecta al rostro, especialmente a las mejillas, la frente, la barbilla y la nariz, produciendo enrojecimiento continuo o intermitente. El enrojecimiento suele estar acompañado de pequeñas pústulas, que se pueden llegar a confundir con el acné.

Esta alteración de la piel es más frecuente en mujeres, en una proporción de casi 3 a 1 con respecto a los hombres, aunque estos suelen padecer formas más graves de la enfermedad. La edad en la que se manifiesta es entre los 30 y 50 años, y suele afectar más a mujer de piel blanca, y pelo y ojos claros.

¿Cuáles son sus síntomas?

La rosácea aparece como un enrojecimiento del centro de la cara, la nariz y las mejillas. Según el grado en el que se encuentre la enfermedad, dese la inicial cuperosis, pueden o no presentarse los siguientes síntomas:

  • Enrojecimiento de ciertas zonas de la cara, incluso hay casos que afecta a toda la piel del rostro.
  • Formación de arañas vasculares.
  • Dermatitis seborreica.
  • Sequedad, irritación o escamas.
  • Nariz bulbosa y enrojecida.
  • Erupciones cutáneas similares al acné, que pueden exudar o formar costras.
  • Sensación de ardor o de picazón en la cara.
  • Trastornos oculares como la blefaritis, o la queratitis.

¿Por qué  se produce la rosácea?

A pesar de ser una de las afecciones cutáneas más habituales, aún se están investigando las causas de la misma. No obstante, existen una serie de factores que se repiten en los distintos casos de rosácea analizados y podrían ser causas comprobadas, y hasta tratadas como prevención, en un futuro.

  • Predisposición genética.
  • Alteración en la función de los vasos sanguíneos y agentes microbianos.
  • Inflamación crónica de la piel.
  • Carencias vitamínicas.
  • Enfermedades hepáticas.
  • Microflora bacteriana.
  • Alteraciones gastrointestinales y enfermedades inflamatorias del intestino.
  • Estrés y otros problemas psicológicos.
  • Factores inmunológicos.
  • Factores endocrinos, que se agudizan durante el embarazo y la menstruación.
  • Alteraciones en el sistema linfático.
  • Hay una serie de situaciones cotidianas que pueden agravar la rosácea y desencadenar un brote: los cambios de temperatura; el sol directo en la cara; el alcohol, el café o el té; las comidas picantes o muy condimentadas.

¿Cómo reducir sus efectos?

La rosácea es crónica pero se puede controlar con los tratamientos adecuados. Actualmente, casi todas las marcas cosméticas de venta en Farmacia han desarrollado, fruto de la investigación, una gama de productos específicos para tratar la rosácea y sus problemas asociados.

  • Productos específicos. Leti SR Crema Anti-Rojeces SPF 20 40ml es una crema rojeces con fórmula específica para el cuidado de la piel sensible y con rojeces, como eritema facial debido a la eritrosis, cuperosis y/o rosácea subtipo 1.
  • Protección solar. Rosacure Intensive Color SPF 30 30 ml es una emulsión coloreada protectora de los rayos solares, específicamente diseñada para pieles con rosácea. Con factor de protección SPF 30, está disponible en dos tonos de color, dorado y claro.
  • Maquillaje adecuado. La Roche Posay Rosaliac CC CREME 50 ml cubre y corrige las rojeces en pieles sensibles y combate la deshidratación y la tirantez. Deja como resultado una piel hidratada y aliviada. Y también de La Roche Posay, podemos encontrar la hidratante La Roche Posay Rosaliac UV Ligera 40ml, que desarrolla una triple acción para fortalecer la piel y acabar con las rojeces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here