Los aceites esenciales conforman uno de los productos más utilizados para hidratar y tratar la piel. Proporcionan un tratamiento nutritivo que la protege y suaviza gracias a su alta concentración en vitaminas y ácidos grasos insaturados. Además, gracias a su textura fluida, son de muy fácil aplicación. Pero, ¿qué aportan? Es hora de saberlo todo sobre los aceites esenciales.

¿Qué son los aceites esenciales?

Las esencias o aceites esenciales son una mezcla compleja de sustancias aromáticas, responsables de las fragancias de las flores. Poseen numerosas acciones farmacológicas, por lo que constituyen la base de la aromaterapia. Además, son comúnmente utilizados en perfumería y cosmética, en la industria farmacéutica y en la industria de la alimentación, licorería y confitería.

Hay tantos tipos de aceites esenciales como plantas de las que se pueden extraer. El proceso de creación de un aceite esencial es físico, no químico, lo que permite mantener las propiedades específicas de la planta de la que se obtiene. Se han utilizado durante siglos para dar sabor, así como en perfumería o en medicina. De hecho, los egipcios los usaban como un signo de poder y lujo, tal y como reflejan los jeroglíficos.

Aunque en nuestros días los aceites esenciales han dejado de utilizarse en el ámbito medicinal con frecuencia, se siguen empleando en bombas de baño y en las más exquisitas fragancias. La experiencia demuestra que sus increíbles aromas hacen auténticas maravillas en cuerpo, mente y alma.

No obstante, actualmente los aceites esenciales aparecen mezclados o diluidos con otros líquidos para abaratar costes. Y, aunque nuestro olfato no pueda detectarlos, estos químicos que se añaden a las fórmulas pueden mermar los efectos de los aceites esenciales e, incluso, provocar efectos adversos en la piel.

Beneficios de los aceites esenciales

Los aceites ayudan a hidratar y a devolver la luminosidad de la piel. Su agradable aroma no sólo la beneficia, sino que también aporta bienestar a la mente: pueden hacer sentir más optimistas y aliviar el estrés o ansiedad. Hay aceites para el cuerpo, para el rostro o para el cabello. Dependiendo de su ingrediente principal, tendrán unas propiedades y beneficios distintos para cada tipo de piel.

Es posible que exista el temor de que el uso de aceite corporal pueda tapar los poros y puedan aparecer granitos. Los aceites vegetales son mucho más ligeros y no se quedan atrapados en los poros, como sí sucede con las grandes moléculas de aceites minerales. Al contrario: si se tiene la piel grasa y se utilizan aceites, estos pueden ayudar a equilibrar el exceso de sebo, ya que muchas veces la piel, para defenderse de la pérdida de humedad, genera grasa.

¿Cómo se utilizan estos productos?

Aunque pueden utilizarse cuando apetezca, es preferible hacerlo tras la ducha diaria. De esta manera, la piel estará preparada para empaparse de todos sus beneficios. Aunque puede dejar una sensación un tanto pegajosa tras su aplicación, queda claro que los beneficios de estos aceites son increíbles. Por ello, siempre es mejor aplicarlos cuando la piel se encuentra humedecida. Si se tiene la piel muy seca, ésta será la mejor elección.

¿Qué aceite esencial elegir?

Los aceites esenciales, por sus múltiples propiedades, pueden emplearse con diferentes objetivos. Algunas de las recomendaciones que el equipo de expertos de DosFarma brinda, según el efecto que se persiga, son las siguientes:

  • Relajantes: algunos aceites recomendados son el de lavanda, naranja amarga o manzanilla romana.
  • Anticelulíticas: en estos casos, los de limón, mandarina, romero alcanfor y salvia sclarea son los más idóneos.
  • Antiarrugas: rosa mosqueta, árbol de palo de rosa y limón aparecen como las opciones más útiles.
  • Analgésicas: de clavo, limón, lavanda o menta piperita.
  • Antiinflamatorias: algunos de los más utilizados son el de manzanilla romana, mejorana y naranja amarga.
  • Antibacterianas: las opciones más recomendadas son las de árbol de té, tomillo timol, romero, limón y eucalipto azul.
  • Antifúngicas: ajo, limón, mandarina, árbol de él y laurel.
  • Antivíricas: se puede escoger entre el aceite esencial del árbol de té, jara pringosa, laurel, limón o tomillo timol.

No obstante, los beneficios de los aceites esenciales pueden variar según el usuario.

¿Qué propiedades poseen los aceites esenciales?

Los aceites esenciales proporcionan innumerables beneficios para todo el organismo. Dependiendo de la planta específica de la que se obtiene, tendrá unas propiedades u otras. En líneas generales, todos los aceites esenciales son, en mayor o menor grado:

  • Antibióticos.
  • Regeneradores celulares.
  • Antisépticos.
  • Inmunoestimuladores.
  • Antivíricos.
  • Antiinflamatorios.
  • Mejoran la circulación sanguínea y linfática.
  • Equilibran las emociones.

La aromaterapia, una de sus principales aplicaciones

Revitalizar y relajar a partes iguales. Esas serían las bases de la aromaterapia según los expertos en la materia, la cual se erige como una de las principales aplicaciones de los aceites esenciales puros. La aromaterapia es un arte milenario, empleado desde tiempos inmemoriales, con el único fin de ofrecer una mejora en el bienestar físico y mental del organismo.

Los aromas de los aceites esenciales ejercen su acción de manera directa sobre el cerebro, en aquellas zonas en las que se experimenta la relajación. De tal modo, el cuerpo acumula energía, regenera las células y recupera su vitalidad desde el interior. Se trata, por tanto, de una opción más que recomendada para aliviar tensiones, reducir el estrés y mejorar el humor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here