Muchas mujeres se preguntan si es normal que solamente las famosas luzcan ideales después de dar a luz. Y la verdad es que es todo un misterio. Pero es mucho más habitual que una mujer tras dar a luz siga con el abdomen abultado. Es normal que te preocupes por tu figura pero debes tener claro que es algo pasajero. Con un estilo de vida saludable puedes conseguirlo. Así que recupera tu silueta tras el parto tranquilamente y con sencillos pasos.

Cuídate antes, durante y después del parto

Recuperar tu silueta después de dar a luz no es fácil. Por eso, cuidarse durante el embarazo es primordial. Solo así podremos asegurarnos que la recuperación sea mucho más rápida.

Al igual que el sobrepeso aumenta el riesgo de diabetes y de problemas cardiovasculares, las bajadas de peso en tiempo record pueden llegar a ser igual de poco aconsejables. De hecho los médicos desaconsejan esta práctica en aquellas mujeres que acaban de ser mamás. Todo requiere tiempo y paciencia. Ser mamá te cambia la vida en todos los sentidos y para que tu cuerpo vuelva a ser el mismo necesita de cuidados específicos. No hay nada imposible.

Cada mujer es dueña de su propio cuerpo y cuándo comience a poner en marcha la recuperación después del parto dependerá de muchos aspectos. Lo primero que tienes que tener en cuenta es que cada cuerpo es diferente y no debes obsesionarte. Porque tú amiga o vecina se haya recuperado rápidamente del parto no significa que tú también debas hacerlo. Debes actuar con cabeza y pensando en que es lo mejor para tu salud.

Recupera tu silueta tras el parto con estos sencillos consejos

Con el cambio de ciertos hábitos puedes conseguir volver a estar como siempre, o incluso mejor. Así que déjate asesorar y cuídate como debes. Recupera tu silueta tras el parto de una forma eficaz.

  • Actividad física paulatina y moderada. Cuando ya han pasado esos días, puedes volver a establecer una actividad física moderada. Una buena idea puede ser caminar todos los días 30 minutos. Además puedes aprovechar para hacerlo con tu bebé. Tienen que ser ejercicios sencillos y no dedicar más de 30 minutos.
  • Una alimentación equilibrada. El principal problema es que durante la lactancia no es posible hacer dietas restrictivas de alimentos básicos. Necesitas llevar una dieta baja en azúcar y grasas pero que no interfiera con la lactancia.
  • Cero pensamientos negativos. La negatividad influye en el fracaso de las metas propuestas. La mente siempre domina al cuerpo, así que, todo reto se debe asumir con la mejor actitud.
  • Dormir boca abajo. Tan rápido como se pueda, adoptar esta posición para dormir ayudará a que el vientre poco a poco se aplane. También relajara la espalda y las piernas, lo que ayuda con la postura y brinda una sensación de máxima relajación.
  • Ejercicios antes, durante y después del embarazo. Si antes de quedarte embarazada acostumbrabas a realizar ejercicio, entonces lo más probable es que tu piel esté tonificada y tus músculos en forma, por lo que se recuperarán más rápido tras el nacimiento del bebé. Durante los nueve meses es recomendable caminar, hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto o incluso yoga. Una vez hayas dado a luz y pasado un tiempo prudencial podrás empezar a realizar ejercicios para trabajar la barriga a través del yoga o el pilates.

Cuida siempre tu piel

El cuidado de la piel es muy importante también. Los cambios que sufre el cuerpo pueden hacer que la piel se resienta y aparezcan estrías. Recupera tu silueta tras el parto con estos productos y luce una piel radiante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here