Tampoco nos vamos a poner muy exquisitos en este artículo a la hora de culpar a quien fue el primero que no supo distinguir entre un resfriado o una gripe. Seguro que tú también has cometido el error en alguna ocasión de confundirlo y al final has tenido que acudir al médico a por un remedio que alivie los síntomas de gripe. Lo cierto es los dos cuentan con síntomas muy simulares e incluso comunes. Pero sí que existe alguno por lo que podremos distinguirlos fácilmente. ¡Vamos a conocerlos!

Los síntomas de los resfriados

Cuando mencionamos la palabra resfriado seguro que se nos viene a la cabeza a todos a un pobre señor o señora pañuelo en mano y con la nariz visiblemente roja de tanto sonarse. Esto no se alejar ciertamente mucho de la realidad, ya que los mocos o la secreción nasal es uno de los principales síntomas que experimentaremos si estamos pasando por un resfriado. Los resfriados suelen venir acompañados en épocas donde hay una bajada de temperaturas o un cambio brusco de las mismas. Todo esto acompañado de fuertes estornudos.

La secreción de mocos, no se queda ahí. Lo más normal además, es que también se congestione la nariz y tengas que echar mano cuanto antes de un nebulizador o remedio para lograr descongestinarla. Un ejemplo de ellos lo trae Rottapharm con Ialumar Nebulizador de Solución Isotónica de 100 ml. Este producto se pulveriza en el oído y la nariz y deshace los tapones, así como también, consigue aliviar la congestión nasal.

En el caso de estar pasando por un resfriado lo más probable es que no presentes fiebre y en el caso de que la tengas, ésta sea muy baja. Otra de las características más comunes de los resfriados es que estos aparecen de forma gradual. ¡Nos va avisando!. Lo bueno es que los resfriados también se diferencian de la gripe, por tener una duración notoriamente más corta.

Los síntomas de la gripe

Cuando padecemos gripe, al contrario que con los resfriados, notaremos dolores musculares, ya sean moderados o intensos. La gripe trae consigo una mayor intensidad en todos los síntomas y en el malestar general provocando en nosotros una mayor debilidad. De hecho, los más probable es que sufriendo un resfriado puedas continuar con tu actividad diaria habitual, más o menos, pero con la gripe no.

La gripe, a diferencia de los resfriados, aparece de forma súbita. Es decir, sin tregua alguna comenzaremos a encontrarnos mal. Además, dura más tiempo. Incluso puede llegar a durar una o dos semanas. A lo lardo de estas semanas, es también común que sufras fiebre, ya sea moderada o alta. Esta fiebre puede alcanzar los 3 días seguidos. Tras la fiebre, sentiremos, además, escalofríos y sensación de fatiga acompañada de un fuerte cansancio.

Para aliviar los síntomas de la gripe, también existen ciertos productos que podremos tomar. Pero lo más importante es que si la fiebre no baja o los síntomas no muestran mejoría, acudamos a nuestro especialista, para que determine la mejor pauta que debemos seguir.

Síntomas en común para la fiebre y los resfriados

Como hemos dicho al principio del artículos existen alguno síntomas que comparten la gripe y el resfriado, lo que ha provocado una gran confusión en el diagnostico en casa. El primero y más común se trata de la secreción nasal y la aparición de la mucosidad. También es común la aparición del dolor de garganta, acompañado de un persistente y molesto dolor de garganta.

Cuando sufrimos de gripe o de un resfriado, también es común sentir dolor de cabeza, lo que sumado a todo lo anterior, hará que tengamos una pérdida de apetito importante. Esto es muy importante, y debe ser controlado, ya que una decadencia de nutrientes y vitaminas básicos no mejorará nuestra salud. Y finalmente, sentiremos en ambos casos un evidente malestar general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here