El cuidado de la piel supone toda una responsabilidad. Lo más adecuado es hacerlo diariamente, tanto por la mañana como con una rutina facial de noche. Sin embargo, no debemos aplicar los mismos productos de forma indistinta, ya que cada uno de ellos ha sido formulado para un momento del día. Efectivamente unos principios activos serán aceptados por la piel mucho mejor por la noche que por el día, consiguiendo, por tanto, un resultado más eficaz y visible a nuestros ojos. Es hora de saber más.

¿Cómo actúa la piel por las noches?

Si se dejan al margen los productos que se aplican por la noche, se debe tener muy en cuenta la calidad del sueño. Aunque se utilice la mejor crema de noche, es imposible levantarse con buen aspecto si solo se han dormido cuatro horas. Obvio. Por ello se recomienda invertir mucho más tiempo en cuidar la relajación del organismo, para que la piel pueda regenerarse y recuperarse completamente por las noches.

Durante el crepúsculo, la piel intenta reparar los daños sufridos a lo largo del día, en especial, los provocados por la exposición a factores ambientales, como la contaminación o la radiación solar, entre otros. Es durante la noche cuando las células regeneradoras de la piel se ponen manos a la obra, combatiendo la aparición de las líneas de expresión y de las arrugas. Esto es porque los procesos celulares ejecutan el máximo de su producción precisamente por la noche. Los efectos de estos procesos se prolongan durante, aproximadamente, ocho horas.

Por el día la piel necesitará hidratación, mientras que por la noche necesita de un complemento que la ayude en su proceso de regeneración y de reparación. El mejor periodo para llevar a cabo una rutina facial de noche comprende desde las 21.00 hasta las 23.00 horas. Es entonces cuando la piel se encuentra más receptiva a los tratamientos aplicados. A partir de las 23.00 horas, la piel comienza a regenerarse y las nuevas células se convertirán en el sustituto de las células muertas.

La mejor rutina facial de noche de la mano de Atashi

Si echas de menos levantarte por las mañanas con buena cara, la marca Atashi Cellular Cosmetics ha elaborado todo un ritual con el que sentirse mucho más cómodo o cómoda y con una piel relajada. El primer paso indispensable para tener una piel saludable es dormir las horas necesarias y disfrutar de un sueño de calidad. Tras cumplir con esta premisa, se podrá ayudar a la piel con sus procesos de regeneración con la siguiente rutina facial de noche en cuatro cómodos pasos.

Limpieza

Para poder preparar la piel del rostro focalizando su descanso, el primer paso será llevar a cabo una limpieza exhaustiva que elimine todos los restos de agentes externos que han podido afectar durante el día. Para tal fin, el agua micelar de Atashi se convertirá en el producto a utilizar, que permite disfrutar de una doble acción: limpieza y purificación de la piel gracias a que está compuesta por un 100% de micelas naturales; y poner freno al envejecimiento celular con un plus de luminosidad para el rostro, a través de sus extractos bio de limón.

Eliminar la sensación de fatiga

Favorecer la vitalidad de las células, así como la regeneración de la piel del rostro, es uno de los pasos clave de esta rutina. Para ello, el suero Atashi Perfection Sublime se convierte en el mejor aliado, ya que ofrece un efecto iluminador gracias a su contenido en vitamina C plus, aclara las manchas y unifica el tono de la piel. Ayuda a conseguir un efecto lifting que permite recuperar la firmeza gracias a su textura ligera y eliminar así la sensación de fatiga.

Hidratación

Hidratar la piel y mantenerla tersa es el siguiente objetivo en la mejor rutina facial de noche. Es entonces cuando entra en acción la crema reparadora antiarrugas Atashi, un producto diseñado para reactivar los procesos de producción de colágeno, en virtud al retinol y a la vitamina E; hidratar e iluminar la piel gracias a los minerales marinos que brinda la perla negra; borrando líneas de expresión; y otorgando una textura suave y lista a la piel del rostro.

Tratamiento antiojeras

Y, como no podía ser menos, las zonas que rodean los ojos también deben tratarse y cuidarse de forma específica. El contorno de ojos, antiojeras y antiarrugas Atashi actúa sobre las patas de gallo, las bolsas y las ojeras. Mejora, por tanto, el aspecto de la piel, acelerando su mitosis y normalizando la queratinización, haciendo menos visibles las manchas e imperfecciones de la piel de la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here