¿Qué es la salud afectiva?

La salud afectiva es conocida como la capacidad de reacción que presenta una persona ante los estímulos que vengan del medio interno o externo, ya sean en sentimientos o emociones.

Se cree que hay una conexión directa entre la afectividad y la salud. De hecho, el desarrollo de sentimientos y emociones positivas actúa como factor protector de la salud. Por lo que se puede decir que los cuidados afectivos son fundamentales para un desarrollo emocional saludable.

Importancia de tener una correcta salud afectiva

Los cuidados afectivos son todos aquellos que están relacionados con el mundo emocional. Incumben a la salud emocional, física y social. En la emocional, nos aporta seguridad y apoyo, y en lo social es la base para saber cómo tratamos al otro.

¿Sabes cuales son los beneficios de contar con cuidados afectivos?

  • Nos ayudan a comprender el mundo emocional
  • Mejoran la comunicación
  • Te aportan seguridad
  • Ayudan al desarrollo integral
  • Crean conexiones con el exterior
  • Incrementan nuestro autoconocimiento

Estos factores son claves a la hora de validar la salud afectiva. Son factores afectivos porque ayudan a proteger, moldear y a aprender las emociones.

¿Hay hormonas que inciden en el correcto funcionamiento de nuestra salud afectiva?

La dopamina y la serotonina son las hormonas encargadas de la felicidad, por lo que su función puede llegar a tener una relación directa con nuestra salud afectiva.

Esto ocurre, por ejemplo, cuando 2 personas se enamoran. Es en este caso son esas hormonas las que producen esa sensación placentera y la necesidad de vincularte a la otra persona. En general, las endorfinas que se liberan en esos momentos son necesarias para ese vinculo afectivo.

¿Cómo afecta la salud afectiva a los niños?

Diversos estudios afirman que las carencias afectivas pueden producir efectos en el desarrollo de los niños. Además, la maduración mental va a estar condicionada por el entorno social, emocional y cultural.

Los niños que sienten que viven en un ambiente frio o agresivo pueden acabar desarrollando trastornos psicológicos. Algunas de las consecuencias que pueden provocar estas carencias afectivas son:

  • Control de impulsos
  • Desconfianza
  • Deficiente desarrollo del lenguaje y habilidades sociales
  • Trastornos de ansiedad
  • Déficit de atención
  • Dificultad para expresar sentimientos

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here