Las encías sanas deben tener una consistencia firme, de manera que podamos cepillarlas  sin sufrir ningún tipo de molestia. Además, su color debe ser de un rosa clarito. Por el contrario, una encía inflamada y con un color rojo vino nos indica serios problemas de salud bucal. Aún más, si al cepillar los dientes aparece un sangrado espontáneo e, incluso, sin cepillarse.

Si mantenemos una higiene bucal correcta todos los días y las encías sangran uno o dos días, podría tratarse de un hecho puntual, fruto de un mal gesto en el cepillado. Sin embargo, si el sangrado se convierte en un hecho habitual, se deberá prestar una mayor atención.

Sangrado en las encías: un problema común

El sangrado de las encías es una de las problemáticas más comunes de la cavidad bucal y desafortunadamente suele ser ignorada hasta traer consigo consecuencias nefastas, como la pérdida final de piezas dentales.

Para tratar de entender las causas que pueden estar provocando el sangrado de las encías, Marta Pérez, odontóloga y especializada en odontología general y estética dental, aclara que su etiología puede ser muy variada. Sin embargo, suele deberse a la acumulación de bacterias, es decir, está relacionada la mala higiene bucal con el sangrado de las encías.

Así mismo, la especialista aclara que el sangrado de las encías también podría deberse, en casos muy concretos, a la toma de ciertos medicamentos que pueden provocar la inflamación gingival, por ejemplo. En este sentido, Alberto Gómez, odontólogo especializado en cirugía oral, periodoncia e implantes señala que, efectivamente, podría ser antesala de una gingivitis, aunque el sangrado de las encías también puede derivar en una periodontitis inicial moderada.

Por ello, es imprescindible acudir a un experto bucal ante cualquier signo anormal y ser constantes en nuestra revisión anual con el dentista.

Clorhexidina, ingrediente fundamental para su tratamiento

Para su tratamiento, Marta Pérez señala que «dependiendo del grado de inflamación de las encías, se realiza una limpieza para desinflamar o un tratamiento periodontal«.

Además, la especialista indica que normalmente se recomiendan productos centrados en el cuidado de las encías, como por ejemplo, colutorios con un ingrediente clave: la clorhexidina. Estos productos se utilizan como tratamiento durante un periodo concreto y pasado el tiempo, se utiliza para el mantenimiento de la salud bucal.

Con respecto al tratamiento del sangrado de las encías, Alberto Gómez también coincide en el uso de la clorhexidina como tratamiento de choque. Y por otra parte, insiste en la importancia de ser cuidadosos con su utilización. Es decir, la clorhexidina presenta efectos secundarios como el cambio de sabores (disgeusia) o la fricción de los dientes. Estos síntomas se dan especialmente al usar un producto que contenga clorhexidina de forma continuada e inapropiada.

Hábitos saludables para el cuidado de las encías

Gómez explica que debemos incorporar en nuestros hábitos de higiene bucal el uso de instrumentos interdentales. Como es el caso de la seda, el hilo o la cinta. También podemos utilizar cepillos interproximales o directamente irrigadores. A propósito de este último aparato, el experto comenta que suelen estar recomendados en portadores de ortodoncia o de implantes, pero que deben utilizarse de forma habitual por cualquier usuario.

Los irrigadores acaban con la placa bacteriana acumulada que el cepillo de dientes no ha sido capaz de eliminar. Además, el irrigador bucal ejerce un suave masaje en las encías, consiguiendo activarlas y mejorar su aspecto.

Y, por otra parte, ¿qué cepillo de dientes debemos utilizar? El especialista afirma que debemos dejar a un lado el cepillo duro, para no generar lesiones bucales, tanto por desgaste como por agredir la encía. Se recomienda, así mismo, el uso de cepillos que tengan un cabezal pequeño y unas cerdas suaves y redondeadas.

Por otra parte, debemos poner a examen nuestro estilo de vida y alimentación. Controla que tu dieta diaria sea equilibrada y variada y aparta los malos hábitos, como fumar. Estos gestos poco saludables pueden empeorar el estado de las encías o incluso derivar en una infección.

Finalmente, Marta Pérez insiste en la idea de acudir al dentista anualmente y ante cualquier signo de sangrado en las encías. De esta forma, podrá verificar la causa que está provocando el sangrado y utilizar un determinado tratamiento y productos específicos que lo alivien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here