¿Afecta el calor a nuestras mascotas?

Cuando llega el verano y la temperatura comienza a subir,  el clima se hace extremadamente caluroso para nosotros y para nuestras mascotas. Los golpes de calor pueden ocasionar en las personas trastornos graves en la salud. Esto debido a que el cuerpo no es capaz de  controlar la  temperatura. Nuestros compañeros de cuatro patas, también pueden sufrir los efectos del calor, ellos son bastante vulnerables porque solo transpiran por sus patitas Es decir que su sistema termorregulador es muy básico en comparación con los nuestros y con los de otros animales.

Ante las inclemencias del calor, es necesario observar en nuestras mascotas ciertos síntomas que nos hablan de un estado de incomodidad. Tiene que ser atendido de inmediato. Si no se actúa rápidamente puede afectarse gravemente. A veces pensamos que están cansados por alguna actividad cuando los vemos respirando rápido y sacando la lengua. Puede significar una manifestación de calor. Igualmente ellos buscan acostarse en lugares frescos con las patitas traseras estiradas. Toman mucha agua, están muy tranquilos, caminan con dificultad. Pueden tener heridas o quemaduras en las almohadillas de sus patas.

Otra de las causas que afecta a las mascotas durante el verano y que desdichadamente es muy común, es dejar al perro encerrado. Especialmente,  dentro del coche mientras se hace alguna diligencia que puede tardar más de lo previsto. Esto para el animal es muy peligroso. Su transpiración limitada podría causarle un sofoco y posteriormente, la muerte.

Qué debemos hacer para protegerlas

Para proteger a nuestras mascotas es fundamental reconocer en ellas los signos  de un golpe de calor. Y en base a esto aplicar medidas de cuidado. Las altas temperaturas producen recalentamiento de las aceras y pavimento que no son lo más adecuado para las patas de nuestros leales amigos, perros y gatos. En especial las del perro, que transitan más en sus paseos. Los gatos no están exentos de sufrir lesiones en sus patitas, pero con menos frecuencia ya que ellos no son amantes de los paseos diarios.

Cuando el pavimento se recalienta, se hace muy abrasivo para las patas de los perros. Podrían quemarse sus almohadillas, siendo para ellos una zona muy importante que puede compararse con la suela de los zapatos. Les sirve para amortiguar sus saltos y proteger  sus articulaciones.

Los expertos recomiendan planificar con tiempo el paseo. A fin de planificar la mejor ruta y la  hora para hacerlo. Puede ser a  primera hora de la mañana o al final de la tarde cuando hay menos calor. Otras medidas que podemos tomar en cuenta son:

  • Evitar que hagan ejercicios cuando hay mucho calor.
  • Ofrecerles agua fresca a disposición.
  • No exponerlos al sol por tiempo prolongado.
  • Ubicarlos en lugares frescos y con sombra.

Para evitar las quemaduras o heridas en las patas de tu peludo te recomendamos tomar en cuenta el calor del pavimento e incluir en el camino jardines o césped. Coloca en sus almohadillas una crema hidratante para hacerlas más resistentes. Otra excelente opción  son las  botas para perros, entrénalo en casa antes de tomar el paseo, se acostumbrará muy rápido. Si tu perro llegara a sufrir alguna quemadura, debes cuidarlas aunque no suelen ser tan graves y la recuperación es rápida. ¡Sus almohadillas son duras, pero delicadas!

Para los gatos,  los veterinarios recomiendan humedecer sus zonas de refrigeración, pasando una toallita húmeda en la unión de sus patas con el dorso,  barbilla,  almohadillas y en la panza. Cuando seguimos todas estas recomendaciones  de cuidado para que nuestras queridas mascotas puedan afrontar el calor,  podemos disfrutar de  su compañía con la satisfacción de saberlos sanos y amados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here