En la sociedad actual existen gran cantidad de casos de intolerancia a la lactosa, tanto en grandes como en pequeños. Esta situación ha sufrido un aumento en los últimos años, por lo que estamos ante un auge de esta afección. La gran variedad de productos lácteos, así como el tratamiento de estos, se convierte en una de las causas que han provocado el incremento de los casos de intolerancia a la lactosa.

Qué es la intolerancia a la lactosa

No, ser intolerante a la lactosa no significa que cada vez que te ofrecen un producto lácteo empiezas a insultar y a gritar sin argumentos. Eso sería otra cosa. Cuando se es intolerante a la lactosa no puedes digerir el azúcar propio de la leche, conocido como lactosa. Como resultado de esta incapacidad se viven una serie de circunstancias muy desagradables. A pesar de esto, esta afección es inofensiva. También se le conoce como <<absorción insuficiente de la lactosa>>.

Generalmente, la intolerancia a la lactosa se debe a la deficiencia de la lactasa en el organismo, esta es una enzima producida en el intestino delgado que ayuda a digerir la lactosa de la leche. Aunque tener niveles bajos de lactasa permite digerir productos lácteos sin problemas, los intolerantes sufren síntomas adversos tras la ingesta de alimentos lácteos. Algunos de los síntomas pueden ser diarrea, náuseas, vómitos, cólicos, hinchazón y gases. Suelen presentarse entre 30mins y 2 horas después de su ingesta.

Causas del auge de la intolerancia a la lactosa

En la actualidad, más del 30% de la población española padece intolerancia a la lactosa, o presenta sus síntomas. Esto se debe a dos factores muy relacionados entre sí. Estos son:

  • En los últimos 15 años el consumo de leche ha disminuido, según el Ministerio de Agricultura y Pesca.
  • El aumento de los productos sin lactosa, presente en todos los supermercados.

Estos dos factores van de la mano en cuanto al auge de los casos de intolerancia se refiere. El leve aumento de los casos de intolerancia a la lactosa supuso una mala imagen ante los productos lácteos, aunque no hubiese motivos. Debido a esto, las empresas aprovecharon para ofrecer productos sin lactosa en el mercado, mejorando así la visión que se tenía de los alimentos a base de leche. Por tanto, la ingesta de alimentos que no requerían la producción de lactasa acabó ocasionando un aumento exponencial de los casos de intolerancia.

Los productos sin lactosa han experimentado un aumento exponencial en sus ventas, los últimos años. La oferta de estos productos ha tenido un impacto tan importante que su venta, y utilización, va más allá de supermercados y casa. Incluso los restaurantes ofrecen este tipo de alimentos en su carta.

Consejos para tratar la intolerancia a la lactosa

Los síntomas mencionados anteriormente, como náuseas, vómitos, diarreas, hinchazón abdominal, gases y cólicos pueden resultar desagradables y de mal gusto. Estos aparecen como resultado de la respuesta de nuestro organismo a la falta de enzimas lactasa para asimilar la lactosa. Pero no debes preocuparte en exceso, ni sentir que ya no vas a poder llevar una vida normal. Tener intolerancia a la lactosa  no es sinónimo de aislamiento o de marginación. Por el contrario, podrás seguir manteniendo tu rimo diario, así como tu rutina, pero teniendo en cuenta que tienes ciertas limitaciones. Ante ti tienes una gran variedad de posibilidades a llevar a cabo.

En primer lugar puedes optar por retirar todos los productos lácteos de tu dieta, pero esta no sería la opción más acertada. También puedes escoger complementos alimenticios como Sandoz Bienestar Lactasa, que aportan las enzimas necesarias para ingerir los azúcares de la leche y de la que los intolerantes carecen. Los más intolerantes pueden decantarse por el uso de NS Lactoben Forte, que ayuda en los casos más graves de intolerancia. La opción más frecuente es optar por artículos sin contenido lácteo, como pueden ser Nutribén Sin Lactosa para los más pequeños de la casa.

Ahora que ya sabes algunas opciones que tienes para no sentirte mal de nuevo, solo te queda decantarte por una de ellas y ponerla a prueba. Tu organismo de lo agradecerá, con total seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here