El síndrome de ovarios poliquísticos cuenta entre sus síntomas con el acné hormonal. Hay una serie de tratamientos y cuidados específicos que pueden reducir el impacto del acné y mejorar la apariencia de la piel.

¿Qué es el síndrome de ovarios poliquísticos, SOP?

El síndrome de ovarios poliquísticos, SOP, es una enfermedad en la que la mujer produce más hormonas masculinas de lo normal. Se trata de un problema de salud frecuente que puede afectar tanto a chicas adolescentes como a mujeres jóvenes. Los síntomas más frecuentes que se pueden presentar son:

  • Menstruaciones irregulares.
  • Aparición de quistes, cavidades llenas de líquido, en los ovarios.
  • Infertilidad.
  • Dolor pélvico.
  • Aumento de peso, obesidad o dificultad para mantener un peso saludable.
  • Problemas de la piel: acné y/o piel grasa. Aumento de vello facial. También puede aparecer exceso de vello en el pecho, el abdomen, los muslos, el área del pezón o la espalda. Oscurecimiento y engrosamiento de la piel alrededor de cuello, las axilas o los senos.
  • Pérdida de cabello en la cabeza.
  • Hipertensión, colesterol alto o diabetes.

A fecha de hoy se desconoce la causa exacta de este síndrome. No obstante, se considera que está relacionado con los desequilibrios hormonales.

¿Cómo se trata este síndrome para que no afecte a la calidad de vida de la mujer?

Los expertos coinciden en señalar que el síndrome de ovarios poliquísticos no tiene cura. Aun así, hay diferentes formas de tratarlo y controlarlo para que la mujer no pierda su calidad de vida.

Uno de los tratamientos más frecuentes es la píldora anticonceptiva. Este medicamento ayuda a controlar las concentraciones de andrógenos en el cuerpo y a regular el ciclo menstrual.  Las píldoras anticonceptivas pueden ayudar a controlar el acné y el crecimiento excesivo del vello corporal. Esto puede funcionar en algunas chicas, pero no es un tratamiento eficaz en todas.

Otra opción son los antiandrógenos, que contrarrestan los efectos del exceso de andrógenos en el cuerpo de la chica. Además, pueden servir para tratar los problemas en la piel y el crecimiento excesivo del vello corporal.

Una alternativa que se emplea con frecuencia es la metformina. Este medicamento, que se utiliza para tratar la diabetes, puede reducir la concentración de insulina en sangre. En algunos casos, ayuda a controlar la ovulación y las concentraciones de andrógenos. Este medicamento, además, puede regularizar los ciclos menstruales.

Estilo de vida saludable.

Un estilo de vida saludable es imprescindible para disfrutar de una buena calidad de vida. Y cuando se sufre una determinada patología lo es más aún para disminuir sus síntomas y posibles brotes.

El síndrome de ovarios poliquísticos puede presentar un aumento de peso considerable, o problemas mayores como obesidad. Por ello, es recomendable seguir una dieta equilibrada, y variada. En ésta deben primar los alimentos naturales, como frutas y verduras, y el consumo de dulces y bollería industrial debe ser algo excepcional. La popular dieta mediterránea es uno de los mejores exponentes de este tipo de alimentación.

La dieta se debe acompañar de la práctica regular de ejercicio físico. Para ello, no hace falta machacarse en el gimnasio, basta con incluir hábitos saludables, como subir siempre por las escaleras o ir caminando a los sitios. Lo importante es mantenerse activo. También es conveniente abandonar el tabaco y el alcohol.

En el caso de las chicas con SOP, la pérdida de peso puede atenuar muchos de los problemas de salud relacionados con este síndrome. A veces, un peso saludable consigue restaurar la normalidad en las concentraciones hormonales. En consecuencia, muchos síntomas desaparecen o disminuyen su intensidad.

Cuidados específicos para hacer frente al acné.

La limpieza diaria es de vital importancia para tratar el acné, independientemente del tipo de acné. Por lo general, se recomienda realizar una limpieza cada mañana y cada noche a fin de acabar con las bacterias que se reproducen la piel. Para que la limpieza diaria sea lo más eficaz posible, hay que buscar los productos adecuados a cada necesidad y tipo de piel.

Es preferible optar por productos naturales, siempre libres de aceites. La limpieza se completa con la aplicación de un tónico, que dejará la piel preparada para la crema hidratante.

Es recomendable aplicar una o dos veces por semana una mascarilla purificante, que contribuya a equilibrar la piel de manera natural.

Como medidas complementarias, se aconseja adquirir las siguientes pautas:

  • Cambiar la sábana de la almohada frecuentemente. De esta manera evitamos que la piel entre en contacto con más bacterias.
  • Utilizar una toalla exclusiva para el rostro.
  • Beber mucha agua.
  • No tocar la cara y mucho menos los granos.

En dosfarma.com podrás encontrar una sección dedicada al acné, con productos y tratamientos específicos que te ayudarán a mejorar el aspecto de tu piel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here