Los consumidores apuestan cada vez más por la individualidad y autenticidad de la cosmética. Entre las múltiples propuestas del mercado beauty, prefieren aquellos cosméticos con fórmulas innovadoras y un valor diferenciador, reflejado en exclusivos packaging o en la originalidad del artículo y su completa experiencia de compra.

Consumidores informados y más exigentes. 

La fidelidad sigue siendo un punto a favor de las grandes marcas, al igual que el boca a boca, que ahora es también el clic a clic. Los consumidores recurren a sus marcas de confianza por los buenos resultados obtenidos, por lo que suelen aceptar las innovaciones de sus compañías de cabecera antes que probar con otras marcas.

Y con la irrupción de Internet en nuestras vidas, no solo escuchan la opinión de amigos y familiares sobre determinados productos, sino que buscan las valoraciones de otros consumidores en la red y se informan de las principales características, usos y aplicaciones del cosmético antes de comprarlo.

El consumidor de hoy en día, al que se considera hiperconectado, es exigente porque utiliza todas las herramientas disponibles a su alrededor para cerrar una compra. Se trata de un consumidor informado, formado y dinámico, que valora especialmente:

  • La inmediatez. En este sentido es importante que los procesos de compra sean rápidos, intuitivos, sencillos y prácticos. También es esencial que el consumidor reciba en un breve periodo de tiempo su pedido.
  • Una excelente atención al cliente. Ante la posibilidad de tener que resolver cualquier incidencia o duda, es fundamental que el comprador disponga de una atención al cliente personalizada. La finalidad es que la experiencia de compra sea lo más satisfactoria posible.
  • El valor diferencial de los productos. Por lo general, el consumidor busca cosméticos con innovadoras fórmulas. Así como originales, sin perder la calidad y competitividad de los precios.
  • Respeto por el entorno. Conscientes del impacto ambiental que generamos, los consumidores buscan productos eco.

El dinamismo de Internet marca los tiempos en cosmética. 

Aquí y ahora. El consumidor de hoy quiere disfrutar de sus cosméticos al instante. Para ello, utiliza el dinamismo de Internet en cualquier momento de su día a día. Según diferentes estudios, las ventas a través de los móviles están creciendo exponencialmente. El consumidor adquiere productos en movimiento, no necesita parar su ritmo para comprar. Y lo hace mientras espera el transporte público, en un descanso de clase o el trabajo o en una sala de espera.

Y, ¿qué buscará el comprador online de cosmética en la web este año? En primer lugar, hay que aclarar que en la actualidad consumen cosmética tanto mujeres como hombres. De hecho, estos últimos incluyen cada vez más hábitos de vida saludables relacionados con la belleza y el bienestar. Fundamentalmente con productos para el cuidado de la piel y de la higiene personal, y con total naturalidad para desterrar todos los estereotipos.

Cuidarse desde el interior y respetando el entorno. 

Si nos adentramos en el infinito universo del make up descubriremos que 2020 trae infinitas posibilidades. Este año, según los expertos, hay una vuelta de tuerca sobre la naturalidad. Por ello, ganan presencia los maquillajes sencillos, el ansiado efecto buena cara y las bases que se adhieren como una segunda piel. No obstante, para alcanzar la naturalidad en la piel, se necesita un meticuloso trabajo previo de cuidado de la dermis, según siempre sus necesidades y posibles afecciones. En este sentido, es necesario limpiar la piel adecuadamente día tras día, con los tratamientos específicamente formulados a tal efecto, y nutrirla.

Desde hace años ganan terreno por practicidad y comodidad los cosméticos de doble uso, tales como las aguas micelares, las BB cream o los champús en seco.

Otros que continúan con su consolidación son los cosméticos naturales. Por lo general, el consumidor confía en este tipo de productos para tratar afecciones de la dermis y cuidar del medio ambiente. En esta misma línea, se encuentra el eco-diseño. Se trata de maquillaje, cosmética y otros indispensables del universo beauty, en los que se ha reducido considerablemente envase y gramaje. Progresivamente se ha desarrollado una transición hacia materiales como el RPET, en el caso del plástico, o el cartón reciclado en el del papel.

Por último, cabe destacar que la cosmética convencional, tal y como la conocemos, no es la única herramienta que emplean mujeres y hombres para cuidarse. En este sentido, gana adeptos la nutricosmética, que sirve para cuidar desde el interior la apariencia exterior.

Fuente: Estudio Beauty Obession

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here