Cuando nuestro retoño llega al mundo un sin fin de preguntas se lanzas  hacia nosotros en busca de respuesta, además inmediata. Biberones, cambiadores, pañales, leche, técnicas de relajación, hasta una buena digestión para le bebé llenan nuestra enciclopedia de padres. Esta enciclopedia va llenándose poco a poco de nuevos conocimientos, que se van resolviendo poco a poco, a medida que vamos buscando información al respecto. Ya sea nuestra fuente principal de información: el pediatra o Internet, donde podemos encontrar decenas de artículos dedicados a la etapa infantil de nuestro bebé. Éste es uno de ellos. Hoy vamos a hablar del masaje en los bebés.

¿Para qué sirven realmente los masajes en el bebé?

Probablemente has escuchado más e una vez, especialmente si eres papá o mamá, que los masajes en los bebés resultan ser muy beneficiosos. Bien, realmente lo son. Pero, ¿Por qué?. Empecemos por la primera razón, ya que no tiene una sola. La primera de ellas, tiene que ver con la complicidad que se comienza a crear entre los padres y el bebé a través del lenguaje no verbal.

No se dan los lazos o la conexión entre los padres y el bebé, únicamente a través de darle el pecho o el biberón. También se puede dar con un simple masaje que conecte vuestras miradas, sonrisas y cómo no: los sentimientos. Tu bebé experimentará una maravillosa sensación de bienestar: a nivel físico y emocional. Sí, con un simple masaje, ¿No es fantástico?

Más allá de los vínculos emocionales que construyamos con nuestro pequeño desde sus primeros días de vida, podemos centrarnos también en sus necesidades fisiológicas. Y es que los masajes en los bebés consiguen disminuir sus hormonas del estrés ayudando a que se relajen. Así mismo, también equilibra sus niveles de oxígeno y favorece el funcionamiento correcto de su sistema circulatorio.

¿Cuál es el mejor momento de masajear al bebé?

En el apartado anterior hemos mencionado la capacidad de relajación que representa en los bebés los masajes. Por esta razón, un momento ideal pasa dar un masaje al bebé es por la noche, antes de que se vaya a dormir. Tu bebé se dormirá completamente tranquilo, relajado y con una fantástica sensación de bienestar.

Sin embargo, más allá de seleccionar, nosotros como tutores del bebé el momento justo en el que creemos que es mejor para él, también podemos sopesar otras opciones. Una de ellas consiste en conocer poco a poco a nuestro bebé. De esta forma si comprendemos en qué momento del día nuestro bebé disfruta más del masaje los beneficios para él serán mayores, y nuestra complicidad con él, también será mayor.

Los mejores momentos para disfrutar de un masaje con nuestro bebé suelen ser tras un buen despertar por su parte, después de tener un baño bien bien relajante o cuando queremos, por ejemplo, que duerma la siesta. Pero como hemos comentado, lo mejor es que conozcas a tu bebé y sepas cual es el momento oportuno, ya que los bebés no se despiertan todos los días con el mismo ánimo.

¿Cómo dar un masaje a un bebé?

Es muy sencillo y no cuesta apenas esfuerzo por nuestra parte. Eso sí, debes asegurar de encontrarte tu completamente relajado. Ya que de lo contrario, tan solo conseguiremos transmitirle al bebé nuestro estado de estrés o nervios. Por otra parte, es importante utilices roma cómoda, tanto tú, como el bebé, en el caso de que no quieras utilizar un complemento como: un aceite.

Si vas a utilizar un aceite o loción para el masaje, ten en cuenta que debe ser especial para la delicada piel del bebé. Nosotros te recomendamos: Weleda Aceite para Bebé Calendula 200ml.  Previene la sequedad cutánea y mantiene su piel suave. Además, con el contenido de caléndula en este aceite se consigue crear una capa protectora suave que contribuye a que mantenga su temperatura corporal y se estimule la actividad celular. Con el aceite en las manos, procura frotarlas bien antes de iniciar el masaje, de esta forma no notará tus manos frías.

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here