Para conocer las principales funciones del suelo pélvico y su comportamiento, Ángela Mataix, fisioterapeuta especializada y colegiada número 2043 del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de la Región de Murcia, ofrece toda la información necesaria en esta entrada de blog.

La experta afirma que el suelo pélvico es la base del tronco, y que, además, no se trata de un músculo independiente, sino que engloba muchísimas partes del cuerpo.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es la base que sustenta todas las vísceras abdominales y facilita la transmisión de diversas presiones al respirar. Prácticamente, es como la base de un saco de patatas. Además, sus funciones son fundamentales tanto en hombres como en mujeres, a pesar de que suele asociarse siempre a un debilitamiento de éste exclusivo en féminas.

No engloba un músculo independiente, sino que se trata de un conjunto de músculos y ligamentos. Estos se encuentran en la parte inferior de la zona abdominal. Asegura, por tanto, el correcto funcionamiento de los órganos que sostiene, que son la vejiga, la uretra, el útero, la vagina y el recto.

Sus funciones en el organismo

El suelo pélvico actúa como esfínter periuretral y desempeña una función muy importante durante el embarazo y el parto, en el mantenimiento de la estática pélvica y en la esfera sexual, entre otras. Debido a su actuación como esfínter periuretral, se debe ser consciente de la importancia de reforzarlo. Esto es, con un suelo pélvico fuerte, existe menos riesgo de sufrir pérdidas de orina.

Además, los hombres también pueden tener pérdidas de orina si su suelo pélvico está debilitado. Así mismo, los hombres cuentan con un orificio menos en su organismo, por lo que nunca podrán sufrir un riesgo muy concreto que sí afecta a las mujeres: el prolapso de una víscera, referente a la caída de una víscera pélvica sobre la pared de la vagina.

Factores que debilitan el suelo pélvico

Sobre los elementos que pueden desencadenar el debilitamiento del suelo pélvico, existen algunos factores de riesgo como pueden ser:

  1. La obesidad: a más peso, más presión.
  2. Un traumatismo obstétrico o un mal parto pueden provocar problemas en este conjunto de órganos.
  3. El estreñimiento, cuando se prolonga en el tiempo y no existe conciencia de dicho problema. Es importante reconocer el estreñimiento cuando aparece para tratarlo.
  4. Otro factor clave en su debilitamiento lo constituye el sedentarismo. Además, es importante recordar que una persona sedentaria tiene un tono muscular de su cuerpo bajo, por lo que repercute siempre en el suelo pélvico. El hecho tan simple de estar de pie hará que esté activo.
  5. Malos hábitos como, por ejemplo, una mala respiración, es decir, no aprovechar toda la capacidad pulmonar; o la práctica de deportes de alto impacto.
  6. Fumar, por su parte, disminuye la capacidad pulmonar y tiende a modificar la respiración, un elemento determinante. Asimismo, fumar suele desencadenar en tos, y es precisamente esta tos otro factor determinante en el debilitamiento del suelo pélvico.

¿Suelo pélvico debilitado?

Sobre el estado normal del suelo pélvico, todo el mundo debería tener claro cómo tiene su suelo pélvico. Sin embargo, normalmente estos problemas se detectan de manera tardía.

Algunos factores clave para reconocer que el suelo pélvico está debilitado son las pérdidas de orina y, en casos muy graves, la aparición de bultos, síntoma de un prolapso de alguna víscera.

En otros ámbitos, como en las relaciones sexuales, también puede aparecer dolor en zonas implicadas. Esto puede deberse a un mal parto, adherencias en cicatrices, una mala recuperación y, en la mayoría de casos, por un trabajo previo mal realizado. De ahí radica la importancia de tratarlo, ya que a la larga traerá consigo graves problemas.

En cuanto al factor de la edad, a medida que ésta avanza, aparecen más casos de suelo pélvico debilitado. Sin embargo, cuando se es joven, se suele desconocer que también pueden padecerse dolencias relacionadas con estos músculos. Esta afirmación es clave para entender que puede afectar, prácticamente, a cualquier persona.

Igual que duele la espalda y se acude al fisioterapeuta, o se hace ejercicio para mantener el tono muscular, también se debe trabajar el área abdomino-pélvica.

La prevención, el mejor tratamiento

En cuanto al tratamiento, es vital insistir en una valoración previa del estado del suelo pélvico, ya que establecerá si se trata de un debilitamiento o una hipertonía, es decir, un suelo pélvico demasiado contraído. Cuando se crea un hábito de contracción, se debe relajar con tratamiento de fisioterapia.

Generalmente, el tratamiento consiste en normalizar la sinergia de la respiración con todo este conjunto de músculos, lo cual normalizará el tono de base, el existente en estado de relajación del cuerpo. En función de la valoración obtenida, el tratamiento partirá de ejercicios de relajación o fortalecimiento de la zona abdominal.

La exploración para el tratamiento del suelo pélvico es íntima, ya sea mediante el tacto vaginal o anal, ya que engloba ambas partes.

Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

Con el fin de corregir poco a poco ese debilitamiento del suelo pélvico, se pueden realizar algunos ejercicios en casa y siempre con la previa supervisión de un fisioterapeuta. Son muy sencillos y ocuparán poco tiempo diario.

  • El primero de ellos consiste en la elevación de la pelvis, y se necesitará una pelota de espuma blanda. Con la pelota presionada bajo la zona lumbar, se dejarán los brazos a los lados del cuerpo y se elevará la pelvis, quedando la pelota liberada. Es importante que el movimiento de elevación de la pelvis se haga lentamente. Asimismo, se apretarán los glúteos al mismo tiempo que se sube la pelvis para mantener siempre las piernas y la planta del pie firmes en el suelo. A la hora de volver a bajar la pelvis, también se hará despacio. Realizaremos este ejercicio en cuatro series de 10 repeticiones.

Los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico son muy sencillos de hacer

  • Para este segundo ejercicio, debemos tumbarnos boca abajo y flexionar una pierna de lado. Se apretarán los glúteos al mismo tiempo que se contrae el abdomen, de forma que se llevará el ombligo hacia la espalda. Si la barriga se separa del suelo en cada contracción, es un buen indicador de que el ejercicio se está realizando correctamente. Ahora sí, relaja y realiza el ejercicio de suelo pélvico 10 veces.

Bolas chinas y suelo pélvico

Cuando aparecen los síntomas de un suelo pélvico debilitado, siendo el más común la pérdida de orina, se puede caer en el error de pensar que es esencial hacerse con unas bolas chinas. Sobre este hecho, se considera que no siempre estos problemas se deben a una hipertonía, y no al debilitamiento de la zona. Es decir, en estos casos en los que no se hace una valoración previa de la problemática del suelo pélvico, la musculatura podría apretarse aún más.

En este sentido, existe un símil muy claro: ¿Qué sucede cuando un músculo se encuentra apretado y se le ofrece una pesa? Efectivamente, se apretará más». Se perderá, por tanto, la movilidad en ese músculo.

Por otra parte, en casos con un suelo pélvico muy débil y se utilizan las bolas chinas sin previo consejo del terapeuta especializado en suelo pélvico, se puede caer en la frustración. Esto es, porque el peso a utilizar debe pautarse cuando se utilizan las bolas chinas. En este sentido, la prioridad es normalizar la musculatura para no comenzar con las bolas y que al instante se caigan.

Otro consejo acerca de la utilización de las bolas chinas es que no se deben utilizar durante todo el día, ya que, al contrario de lo que se suele pensar, se consiguirá el efecto contrario: el músculo se debilitará. Siempre se usarán con control y bajo la supervisión de un fisioterapeuta de suelo pélvico.

Electroestimulador para el suelo pélvico

Como elementos para desarrollarlo, destaca el electro-estimulador casero, siempre con la supervisión de un fisioterapeuta. El individuo puede introducir el electro-estimulador por sí mismo y controlarlo.

Como tratamiento del suelo pélvico también se debe mantener una alimentación adecuada, siempre pautada por el especialista. Con la alimentación idónea pueden evitarse el sobrepeso y el estreñimiento. En este sentido, algunos complementos alimenticios para un buen ritmo del tránsito podrán ayudar a prevenir el estreñimiento.

La copa menstrual, ¿lo debilita?

La copa menstrual es un método de contención durante la menstruación que tiene cada vez más peso entre las mujeres por su comodidad, seguridad y sostenibilidad con el medio ambiente. Por la estrecha relación que mantienen, los expertos se posicionan a favor del uso de la copa menstrual.

Por otra parte, destaca la importancia de quitarse la copa de forma adecuada, ya que esto podría prolapsar las vísceras del suelo pélvico. Al momento en el que se saca la copa, ésta crea un vacío y se succionan prácticamente los órganos que sostienen el suelo pélvico, como el útero o la vejiga.

Este mal movimiento al sacar la copa puede llegar a avanzar más rápidamente el proceso de debilitamiento. La solución es, por tanto, caer en la importancia de quitar el vacío de la copa siempre antes de sacarla del cuerpo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here