En las anteriores sesiones de este Taller de maquillaje ya hemos aprendido que preparar la piel con una limpieza comedida es esencial antes de aplicar un maquillaje de base facial acorde a nuestro tipo de piel. A continuación veremos las claves para pintarnos sin miedo y conseguir resultados de salón en casa… ¡Atrévete con el color!

Para comenzar vamos a hablar de cómo maquillarse los ojos:

Lo primero y más importante es conocer nuestros ojos, cada mirada es un mundo y los rasgos nos dan una pista sobre cómo pueden combinarse con las distintas formas de aplicar el maquillaje para dar intensidad y ganar en expresión o en cambio, aplicar unas líneas minimalistas respetando la simplicidad como un sinónimo de elegancia.

Si tus ojos son redondos, podrás reconocerlos si tienden a ser grandes y en ocasiones saltones y el iris puede verse prácticamente por entero. Para estos rasgos hemos seleccionado dos técnicas sobre cómo pintarse los ojos con un secreto en común: aplicar una sombra de color claro y brillante, si se desea, jugando con las formas de marcar la línea.

  •   La técnica “cut crease” consiste en crear un efecto de pliegue cortado. Primero, hay que marcar con un lápiz de ojos negro la línea sobre las pestañas superiores y al final, trazar otra línea hasta el pliegue del párpado cerrando la figura con un arco hasta el lagrimal. Después, solo hay que rellenar el hueco con el mismo lápiz o si se desea, usando uno de gel. Por último, puede aplicarse una sombra de ojos clara y brillante en el párpado fijo.

De esta forma se consigue resaltar una mirada dramática, llena de emoción.

  •   El efecto doble delineado a priori puede ser más difícil de crear, aunque con práctica se pueden conseguir diversos matices. La idea básica es la de trasladar la intensidad de la línea superior, oscura y con terminación alargada; a la inferior que ha de quedar prácticamente en paralelo para conseguir el efecto deseado. Como toque final, sombrear el final de la línea superior con el propio lápiz y aplicar una sombra con colores plateados, además de cargar las pestañas con mascarilla.

Esta es una opción que reviste de profundidad y fuerza a los ojos.

Para los tipos de ojos almendrados, rasgados y caídos, las posibilidades son más diversas ya que la diferencia reside en la terminación del extremo del ojo (caída o alzada), así como si el efecto del ojo es más o menos hundido.

  •   El efecto ahumado es una técnica polivalente que aporta intensidad a la mirada, especialmente cuando el iris del ojo es clara y los rasgos generales son rasgados, pues consigue aprovechar que el párpado móvil casi no se ve o desaparece para dotar al ojo de profundidad. El secreto para conseguir el efecto humo está en pintar la raya sin cortes, difuminando la sombra de la estela y aplicando sombra una tonalidad de color partiendo del fundido negro.

Atreverse con tonalidades de colores frías y cálidas puede marcar la diferencia.

  •   El efecto “lifting” es un truco para realzar la mirada de los ojos con tendencia caída. Es muy sencillo de conseguir, pues los colores a escoger para la sombra han de ser claros y después, marcar la línea superior del ojo en sentido ascendente, extendiéndola lo que se desee, dándole un aire enigmático a tu mirada.

Alza tu mirada todo lo que quieras, ¡pásate de la raya y rompe las normas!

Y con esta última idea debemos quedarnos para enfrentarnos al siguiente hándicap:

¿Cómo combinar maquillaje de ojos y labios?

La primera parte de la pregunta ya la tenemos resulta, el resultado final tiene que ser equilibrado como si nuestro rostro fuera una fotografía. Para conseguirlo, las primeras dudas surgen entorno al pintalabios. En esta tesitura, apostar por la naturalidad y simplicidad es un acierto seguro, aunque si lo que se quiere es provocar con un estilo rompedor, la clave son los colores vivos: ni rosa ni rojo, hay más colores como el fucsia, lila y amarillo que pueden completar un look atrevido sin prescindir de la elegancia.

Como en este tema hay opiniones muy diversas, os dejamos tres tips para que os decantéis por vuestra mejor opción:

  •   Maquillaje natural, aplicando un poco de vaselina tus labios se mostrarán naturales e hidratados. Para ir un paso más allá aunque preservando la discreción, con barra de brillo labial el efecto carnoso y vivo de los labios será mayor sin delatarte.
  •   Si optamos por color pero no queremos romper con los clásicos, las tonalidades en rosa y rojo son tu elección. En este sentido, solo podemos decirte que escojas el que mejor le siente a tu sonrisa.
  •   Que las miradas no sean solo para tus ojos, el color de los labios puede ser el mejor de tus aliados.

Y por nuestra parte, finalizamos este sencillo taller con una pequeña recomendación sobre maquillaje de ojos y labios disponible en tu parafarmacia online DosFarma:

  • La Roche Posay Respectissime Lápiz Cejas
  • Beter Eyeliner Líquido Negro Intenso Water resistant
  • Apivita Wine Elixir Contorno de Ojos y Labios
  • La Roche Posay Respectissime Ombre Douce Sombras Ojos
  • Th Pharma Ultra Shine Brillo de Labios.

Entradas relacionadas: Taller de maquillaje sesión I: Prepara tu piel y Taller de maquillaje sesión II: Elige la mejor base

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here