Una de las maneras de celebrar la Navidad es con cenas y comidas familiares. No nos privamos de nada durante estas fechas. Y tampoco intentes hacerlo, porque siempre estará el típico familiar que te pregunte: ¿Por qué no te comes eso? ¿Es que no te gusta? Y a veces solo por eso, es mejor comer y callar. El problema es que esto al final acaba afectando a nuestro tránsito intestinal y nos puede ocasionar un gran problema.

¿Qué es el tránsito intestinal?

El tiempo de tránsito intestinal es la cantidad de tiempo que le toma a los alimentos ir desde la boca hasta el final del intestino. Para que estemos saludables es muy importante que el cuerpo elimine de manera constante sus desechos. Cuando esto no ocurre, se empiezan a acumular sustancias nocivas que pueden provocar graves daños en el aparato digestivo.

Después de una gran comida es normal que sientas el estómago pesado. Ese malestar suele ser provocado porque el proceso de digestión está siendo más lento de lo habitual. Aunque también es cierto que eso va acompañado de estrés y una vida sedentaria.

Un buen tránsito intestinal es sinónimo de salud. El estreñimiento por el contrario puede traer problemas como hinchazón abdominal o gases. Lo bueno es que este problema suele ser pasajero y puede aliviarse con ejercicio y alimentos que aceleren el metabolismo.

La importancia de no abusar en las comidas navideñas

Los excesos a los que nos enfrentamos en estos 15 días pueden pasar factura durante meses. Incluso en algunos casos concretos pueden ser muy perjudiciales para la salud. Pero con saber que es poco tiempo y que en enero ya se verá es suficiente, ¿no? Ahí empieza el problema.

El exceso de comidas puede hacer que nuestro tránsito intestinal se vea afectado. La Navidad es una de las fechas asociadas al aumento de peso. La mayoría de los alimentos que consumimos contienen un número desorbitado de calorías, además de ser en abundantes cantidades. Por eso, es en estas fechas cuando más activos tenemos que ser.

Uno de los inconvenientes suele ser el tiempo. Es una época en la que hace frio y pasamos más tiempo en casa. Esto conlleva que aumente el sedentarismo a la vez que estamos ingiriendo mayor cantidad de alimentos. El problema viene cuando notamos que nuestro tránsito intestinal ha sido afectado.

Tips para que el tránsito intestinal no sea un problema esta Navidad

Seguir algunos de estos consejos va a hacer que las comidas navideñas no sean tan pesadas:

  1. Cuida la alimentación. Esto no quiere decir que no puedas darte tus caprichos esta Navidad, solo que lo hagas con moderación. Come de todo sin abusar. Los días que no tengas ningún evento aprovecha para comer en casa alimentos ricos en fibra que hagan que tu tránsito intestinal y tu metabolismo se aceleren.
  2. Practicar deporte. Si ya de por si es importante hacerlo durante el año, imagínate en unas fechas en las que la cantidad de calorías es mayor.
  3. Bebe agua. No te digo que no puedas tomarte alguna copita de vino en estas fiestas, pero cuantas más comidas acompañes con agua, mejor.
  4. Una ayuda extra. Hay complementos alimenticios que pueden hacer que tu tránsito intestinal no se vea tan dañado en estas fechas. Algunos de ellos son:

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here