A pesar de ser muy común relacionar el acné con adolescentes, no todo el mundo se salva. Hablamos con nuestros amigos y familia todo lo que sabemos y los remedios que ponemos. Pero la pregunta es ¿te hacen efecto 100%? Quizá no estés lo suficientemente informado o no seas consciente de lo que puede conllevar un mal cuidado de la piel. Por eso, vamos a dejar claras cuáles son las pautas que hay que seguir para que podamos poner solución a los indeseados granitos.

Principales causas del acné

Si eres adolescente es muy probable que sufras de acné, aunque también se da en la vida adulta. El acné es tan frecuente que se considera una parte normal de la pubertad. Pero el mero hecho de conocer esta información no ayuda demasiado cuando te miras al espejo y descubres que tienes un enorme grano en la cara. De hecho, hay quien tiene la suerte de pasar esa edad y no ver ni un solo granito en su cara. Privilegiados se llaman.

A diferencia del acné juvenil, que se caracteriza por la aparición de numerosos pequeños granos, en los adultos aparecen pocos granos pero pueden originar profundas oquedades y cicatrices en la piel.

Pero antes de hablar de las causas por lo que se produce, ¿sabemos que es el acné? El acné es una enfermedad que implica una inflamación de las glándulas sebáceas de la piel. Este afecta tanto a hombres como a mujeres.

En adultos, el acné se puede producir por diferentes causas. Una de ellas puede ser que la grasa generada por las glándulas sebáceas obstruye los poros de la piel, facilitando el anidamiento y el desarrollo de bacterias.  Estas causan una infección y un proceso inflamatorio que resulta en la formación de graos. También puede producirse una alteración hormonal. En los hombres por un exceso de producción de andrógenos. En las mujeres, en un desequilibrio habitual durante la menstruación, el embarazo o la menopausia.

El estrés puede ser otra de las causas de este tipo de acné, ya que aumenta la secreción de cortisol. Pero además de todo ello, el acné puede ser un síntoma asociado a determinadas enfermedades.

El tabaquismo también parece guardar alguna relación con la aparición de acné en adultos, bien agravando el ya existente o actuando como desencadenante.

Tipos de acné

Ahora que ya sabemos lo que es el acné y el motivo por el que se produce, vamos a conocer los distintos tipos que hay. El primer paso para tratar correctamente al acné es diagnosticar correctamente qué tipo de acné es.

El acné se clasifica en dos grupos: inflamatorio y no inflamatorio. Dentro de cada uno de eso grupos encontramos:

  • Puntos blancos. Son un tipo de acné no inflamatorio que se produce cuando se obstruyen los poros en los folículos pilosos.
  • Puntos negros. Cuando los puntos blancos entran en contacto con el aire exterior, se oxidan y se vuelven negros.
  • Pápulas. Son protuberancias pequeñas, rojizas y sensibles al tacto. Pueden llegar a medir hasta 1 cm de diámetro. Cuando son infectadas por bacterias, pueden formar espinillas.
  • Pústulas. Son pápulas infectadas que presentan pus en sus puntas. Pueden aparecer en la piel como protuberancias hinchadas de color rojo, y puntas blancas o amarillas.
  • Nódulos. Cuando las bacterias entran en los poros tapados de las espinillas, los poros se infectan. Para contener la infección, la piel se inflama desde el interior y los nódulos aparecen en el exterior.
  • Lesiones Císticas. Son protuberancias rojas, dolorosas y llenas de pus debajo de la superficie de la piel.

Recomendaciones para cuidar la piel

La piel debe cuidarse tanto por dentro como por fuera. Una buena alimentación y un estilo de vida saludable son fundamentales para que nuestra piel luzca radiante. Pero hay veces que con eso no es suficiente. Es ahí cuando hay que saber escoger los productos que mejor le van a tu tipo de piel. Aquí te dejo algunos para que puedas empezar ya a olvidarte de los granitos:

  • Ducray Keracnyl Gel Limpiador Acné. Es un gel para dejar la piel purificada y lisa. Está indicado para personas que tienen una piel con tendencia acneica, en la que aparecen granos, espinillas y puntos negros. Su complejo Myrtacine y el extracto de sabal serrulata limpian la piel sin agredirla, regulando y reduciendo el exceso de la grasa de la piel y favoreciendo la eliminación de impurezas.
  • Avène TriAcneal Expert. Ofrece un cuidado de la piel anti imperfecciones persistentes y marcas residuales. Indicado para pieles con tendencia acnéica. Reduce las rojeces y favorece la eliminación de granos.
  • Neutrogena Visibly Clear Fototerapia Antiacné. Se trata de un tratamiento que actúa de forma localizada en los brotes de acné mediante luces rojas y azules, filtrándose en la piel y combatiendo las bacterias que provocan la aparición del acné.
  • Sesderma Salises Pack Antiacné. Y por último, un tratamiento completo. Tratamiento completo para pieles grasas y con tendencia acneica. Incorpora 5 pasos para 5 acciones: limpieza en profundidad desobstruyendo los poros. Exfoliación, renueva la piel previniendo las lesiones de acné. Gel hidratante antiacné para día y noche. Hidratación diaria que controla el exceso de sebo.

Con todo esto solo espero que deje de entrarte el pánico cuando te levantes y lo primero que veas en tu cara sea un enorme grano. Cuida tu piel a diario y con los productos adecuados y te doy mi palabra de que podrás dejar atrás el acné mucho antes de lo que crees.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here