¿Sabías que las hemorroides son una enfermedad que afecta al 60 % de la población adulta? En la mayoría de los casos son asintomáticas, pero cuando se manifiestan, lo hacen a través de dolor, picor e incluso de sangrado. En este artículo te hablaré de las causas y los remedios para las hemorroides, así como de los buenos hábitos a seguir para evitar su aparición.

¿Por qué salen las hemorroides?

Primero debería explicarte qué es una hemorroide. Este término es un préstamo del latín haemorrheuma, formado por los términos griegos hâima, que significa «sangre» y rhêuma, que significa «flujo» y se utiliza para referirse a la dilatación permanente y de naturaleza varicosa que se forma en la parte exterior del ano o en la parte final del intestino.

Según su ubicación pueden ser externas o internas:

  • Cuando las hemorroides aparecen en el borde exterior del ano en forma de bulto doloroso con tendencia a sangrar un poco durante las deposiciones o la limpieza y a producir picor o escozor, se denominan hemorroides externas. Si además contienen sangre coagulada, se denominan hemorroides trombosadas y es su variante más grave.
  • En caso de que las hemorroides aparezcan en la parte alta del intestino, a unos 2 o 4 cm por encima de la abertura del ano, estamos hablando de hemorroides internas. Son más dolorosas que las externas y producen mucho sangrado durante las deposiciones.

Cuando las hemorroides hacen acto de presencia, la persona que las padece comienza a experimentar síntomas como los siguientes:

  • Sensación de no haber defecado después de haberlo hecho. El intestino parece seguir lleno, aunque no sea así.
  • Sangre roja y brillante en el papel y en la taza del inodoro, después de las deposiciones.
  • Dolor al defecar y picor o escozor alrededor del orificio anal.

Si no se tratan correctamente, las hemorroides se pueden cronificar y provocar síntomas aún más graves, como por ejemplo:

  • Sangrado anal excesivo que puede dar lugar a una anemia.
  • Infección.
  • Incapacidad para controlar las deposiciones.
  • Fístula anal.
  • Prolapso hemorroidal. Tiene lugar cuando la hemorroide sale al exterior durante la defecación para volver a introducirse en el ano de forma espontánea.

Causas de las hemorroides

A pesar de que las hemorroides pueden tener un factor hereditario o ir apareciendo conforme cumplimos años, la causa principal de su aparición se debe a un aumento excesivo de la presión sobre las venas y tejidos de la parte inferior del recto. Ese exceso de presión tiene su origen en las circunstancias siguientes:

  • El estreñimiento crónico y los esfuerzos excesivos que implica a la hora de defecar (a este respecto, debes saber que usar aloe vera para combatir el estreñimiento y sus síntomas es una solución con efectos muy positivos).
  • La diarrea crónica.
  • Levantar objetos demasiado pesados.
  • El embarazo, cuando ya está avanzado y el peso del feto ejerce demasiada presión sobre la zona pélvica.

¿Cómo evitar las hemorroides?

Si queremos evitar la aparición de esta molesta e incómoda enfermedad es importante estar dispuesto a realizar cambios en nuestra rutina, como incluir más fibra, verduras y frutas en nuestra dieta, beber mucho líquido y evitar el sedentarismo.

Sin embargo, y a pesar de seguir todas las recomendaciones, a veces las hemorroides terminan apareciendo y provocando los molestos síntomas de los que hemos hablado. Pero eso no debe preocuparnos.

Y si aparecen, ¿hay alguna solución?

Hoy día existen muchas soluciones, digamos «químicas», para aliviar los síntomas de las hemorroides, desde pomadas antinflamatorias a base de corticoides, pasando por toallitas higiénicas y supositorios calmantes. Pero la naturaleza y la tradición también nos ofrecen remedios cuyos beneficios han sido claramente demostrados, como aplicar hielo sobre la zona afectada, tomar baños de asiento con agua templada mezclada con infusiones de plantas naturales o ingerir Arkocápsulas de arándano rojo, conocido por su acción sobre el sistema circulatorio y la fragilidad capilar.

Como has podido comprobar, las hemorroides, a pesar de su pequeño tamaño, son capaces de alterar la vida de cualquiera. Seguir una dieta equilibrada, hacer ejercicio moderado y evitar el sedentarismo son soluciones que a largo plazo dan sus resultados. Sin embargo, a veces es inevitable que la enfermedad acabe manifestándose. Si esto sucede, es importante que visites a tu médico de cabecera o especialista y trates de buscar la solución que mejor se adapte a tus circunstancias.

Artículo anteriorSorteo de tres productos de la marca TALIKA
Artículo siguienteDía Mundial de la Salud Mental
Juan Desmonts
¡Hola! Soy Juan Desmonts estoy licenciado en Farmacia por la Universidad de Granada. Tras acabar los estudios universitarios me fui a Madrid a seguir al amor de mi vida y me diplomé en Óptica y Optometría por la Universidad Europea de Madrid. Actualmente soy titular de una Farmacia Comunitaria. Estoy especializado en atención farmacéutica, además de tener un amplio conocimiento en nutrición infantil. Soy CEO de DosFarma y creo que cada día es una buena oportunidad para mejorar y sentirse bien con uno mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here