El origen de la palabra que alude a esta afección es, cuanto menos, curioso. Los antiguos trabajadores del campo se llamaban, en su gran mayoría, Juan, y casi todos padecían de esta deformidad en el dedo gordo del pie, por lo que se le denominó como enfermedad de Juanes o como es habitualmente conocida: juanetes.

¿Qué es un juanete?

Existen diversos tipos, pero habitualmente se presenta como una malformación en el dedo gordo del pie, denominada hallux valgus (dedo gordo desviado), que produce una protuberancia en el borde externo, una desviación del primer metatarsiano que es la causante de la formación del juanete.

Cuando el dedo gordo descansa sobre el segundo dedo, va produciendo una mayor desviación del mismo que puede llegar a ser especialmente dolorosa, ya que esta protuberancia empeora si no se pone solución. En la base del dedo va creciendo el hueso y se genera un saco lleno de líquido. Es la patología más frecuente del antepié, y es especialmente común en mujeres de entre 40 y 60 años de edad, ya que siempre se ha relacionado el juanete con el calzado femenino, más en concreto con la distribución de la presión que provoca un zapato puntiagudo y con tacón.

¿Por qué se forman los juanetes?

Lo cierto es que existen diferentes causas para provocar su aparición:

  • Los juanetes surgen, habitualmente, por factores genéticos, que suele ser el factor más influyente.
  • Uso inadecuado del calzado, es decir, utilizar zapatos de hormas estrechas, puede influir en esta patología.
  • Por la constitución del propio pie, como puede ser una estructura de pie egipcio, en la que el dedo gordo es más largo que el resto de dedos.
  • Enfermedades del pie, como pueden ser los pies planos o pies cavos.
  • También pueden estar causados por otras enfermedades que deforman los huesos, como la artritis reumatoide, también por la edad, cuanto mayor existe mayor posibilidad.

Tipos de juanetes que pueden aparecer

Pese a que la terminología haga referencia a vocablos en latín, la realidad es que existen diversos tipos de juanete, que de una manera u otra, afectan a los huesos del pie de maneras variadas. Pese a que el más común es el citado hallux (dedo gordo) valgus (desviación), podemos encontrar otros casos:

  • Valgus: es el mas común, y es aquel juanete en el que las falanges del primer dedo y la del segundo se aproximan.
  • Extensus: en este caso, se trataría de un esguince en el dedo gordo del pie, producido generalmente cuando se dobla demasiado, como sucede a la hora de correr, por ejemplo. En resumen, es una hiperextensión de la primera falange del pie.
  • Limitus: se fundamenta, básicamente, en una limitación del movimiento de la falange.
  • Adductus: la falange del primer dedo se aproxima al eje central del pie, esto es, hacia el interior del mismo -parte sagital-.
  • Rigidus: la deformidad genera dolor y rigidez en la primera falange del pie, llegando a limitar el movimiento a niveles extremos.

Tratamientos variados para su corrección

Desde que comienza a aparecer, tratar el juanete tendrá una posible solución. Aunque parezca obvio, el primer paso y más sencillo será cambiar de zapatos por unos que se adapten al pie con facilidad, con una talla adecuada, además de utilizar plantillas especializadas.

De tal modo, medicamentos como el paracetamol, el ibuprofeno o el naproxeno sódico pueden ayudar a controlar el dolor o disminuirlo, pero siempre deberán utilizarse bajo supervisión de un especialista, ya que podrá ofrecer las mejores opciones según la necesidad.

Otras técnicas como andar descalzo pueden ayudar a ensanchar los pies y mejorar el equilibrio, ya que provoca que el dedo gordo trabaje más al producirse la pisada, obliga a los tendones y ligamentos a fortalecerse y, por tanto, se reduce el riesgo de la formación de juanetes.

Usar terapia fría ayuda a reducir la inflamación, durante 10 o 15 minutos cada 2 o 3 horas, hasta que el dolor y la hinchazón cedan. Otra opción puede ser la utilización de una tabla dura para tener un soporte estructural, sobre todo a la hora de dormir. De esta manera se puede volver a alinear la articulación dependiendo de lo avanzada que esté la afección.

Opciones para aliviar el dolor de los juanetes

Como siempre, desde DosFarma apostamos por el cuidado de tu salud, y un juanete puede resultar especialmente doloroso. Además, caminar es una práctica diaria que conviene realizar sin dolor, por lo que ahí van un par de recomendaciones para paliar ese dolor:

  • Compeed juanetes: este paquete de 5 unidades de apósito está diseñado para aliviar el dolor habitual causado por la fricción del juanete y el calzado. Se adaptan a la forma del pie y del propio juanete, evitando la formación de heridas aún más dolorosas.
  • Salvelox tubo recortable: este tubo, recubierto en su interior por silicona, proporciona una sensación de protección y alivio en la zona afectada por el juanete, e incluso también en callos y rozaduras. Además, al ser recortable, puede adaptarse a zonas más grandes o más pequeñas del pie.

La cirugía, ¿cuánto tiempo de recuperación implica?

Suele ser la última opción, ya que la intervención quirúrgica no se recomienda a no ser que el juanete impida la realización de la actividad diaria con normalidad.

Existen diferentes procesos quirúrgicos para eliminar esta protuberancia, aunque la más común consiste en quitar el tejido hinchado que se encuentra alrededor de la articulación del dedo, enderezar el dedo a través de la extracción de parte de hueso, o realinear el hueso largo que se encuentra entre la parte trasera del pie y el dedo gordo, lo que ayuda a enderezar el ángulo anormal en la articulación del dedo gordo.

En todo caso, los expertos señalan que el periodo de recuperación, siempre dependiendo del tipo de juanete y de la cirugía empleada, nunca descenderá del mes de baja.

¿Cómo prevenir la aparición de juanetes?

Una de las principales causas de la aparición de juanetes en los pies puede producirse por la utilización de un calzado inadecuado, una horma muy estrecha o un tacón muy elevado, en el caso de las mujeres.

Es fundamental conocer el grado de afectación, el tipo de pie, la anchura o la desviación del dedo para gestionar esta afección, para la que será necesaria la utilización de un calzado distinto. Es importante comprobar la talla del calzado, especialmente en mujeres, ya que con el paso de los años, el pie se hunde por la disminución del tono muscular, se ensancha y se alarga y, por lo tanto, la talla de zapato aumenta.

Las personas con pies planos, por lo general, tienen una mayor predisposición a padecer juanetes. Por ello, es importante usar plantillas personalizadas para este tipo de pies, para así evitar el hundimiento del arco; y si la patología ya existe, el uso de plantillas personalizadas evitará la progresión de esta dolencia y evitarán el dolor. Además, existen separadores de gel o silicona que evitan la desviación del primer dedo cuando el juanete está formándose, y ayudan a disminuir la inflamación de la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here