Morderse las uñas, ¿Debemos considerarlo una opción?

Aparentemente morderse las uñas es considerado siempre como un problema no mayor relacionado con la estética. Lo cierto es que al mordernos las uñas no solo dejaremos en nuestras manos un rastro de descuido impresionante, sino que además visiblemente nuestras manos quedarán mucho más bastas. Dando la sensación de unas manos poco sanas.

Sin embargo, comernos las uñas, supone mucho más que un problema estético. Maltratar, así, las uñas deja daños que son irreparables. Causarán, por tanto, afecciones importantes. Los daños que provocamos en las uñas al morderlas son bastantes y muy graves. Vamos a ver los básicos. Qué puede ocurrir en el caso de no dejar de mordernos las uñas:

  1. El primero de ellos, quizás sea el más conocido por la sociedad. En nuestras uñas residen toda una serie de gérmenes. Lógicamente si mordemos las uñas entrarán en contacto directo con nuestra saliva. De ahí se dirigen a la próxima parada, que no es otra que nuestro tracto digestivo. Como cualquier otro germen que adquiramos en nuestro organismo, estos pueden provocar enfermedades.
  2. Al mordernos las uñas notamos como nuestra cutícula se ve bastante resentida. En muchas ocasiones se vuelve incluso en una parte inexistente de nuestra uña, en función de la gravedad de la situación. Pero estos daños, no deben pasar inadvertidos. Esto se debe a que la ausencia de la cutícula, o los daños producidos en ella pueden provocar la contracción de infecciones bacterianas.
  3. De no cesar en el daño producido en las uñas al comerlas podrían incluso desaparecer de nuestros dedos para siempre. Efectivamente, los daños son irreparables en muchas ocasiones. Con esto pueden producirse importantes deformaciones en los dedos, olvidando la silueta original de nuestras extremidades.

Con todo esto, queremos mostrarte la gravedad que supone mantener el hábito de comernos las uñas. No es solo una simple cuestión estética. Sino que las consecuencias de continuar haciéndolo pueden desencadenar alguno de los apartados que te hemos mostrado. Como la inflamación de los dedos para siempre o incluso el aumento de caries por los gérmenes contaminados.

Cómo dejar de morderte las uñas en 5 pasos

No te preocupes, sabemos que si lo haces es de forma involuntaria, inconscientemente. Por ello, vamos a mostrarte unos pequeños trucos que te puedan servir para que dejes de morderte las uñas.

  1. El primer paso con el que deberás proceder, es tan simple como deducir los momentos en los que te resulta inevitable echarte los dedos a la boca. Estos pueden ser situaciones de estrés como por ejemplo exámenes, tomar una decisión algo decisiva, momentos previos a una cita importante. También podrían darse momentos como ver un partido o mantener una conversación distendida en la que nos relajamos y sin darnos cuenta nos sentimos cómodos mordiendo las uñas. ¿Lo tienes? Perfecto. Ahora vamos a por el segundo paso.
  2. El segundo de ellos está ligado con la sustitución. Tenemos que mantener la boca básicamente entretenida sin que tenga el deseo de mordisquear las uñas. Una buena opción es habituarte a llevar contigo ricos dulces como chicles o plantas como el regaliz con las que podremos eliminar estrés en la boca en momentos en los que necesites pasar a la acción.
  3. ¡Qué desagradable! Esto es lo que sentiremos cuando utilicemos productos tanto naturales como químicos en las uñas. Gracias a determinados sabores dejaremos de convertir en hábito el modernos las uñas, ya que nuestra lengua las repelerá por completo. Uno de los productos que podemos ofrecerte para que dejes de morderte las uñas es: Raylex Deja de Morderte las Uñas. No deja rastro de brillos y también favorece el crecimiento de las uñas de nuevo.
  4. Aprovecha y modifica la forma de tus uñas con ayuda de un especialista. Puedes probar a realizarte uñas de tipo acrílico, por ejemplo, que nos darán tiempo a dejar crecer las uñas y dejar de morderlas al mismo tiempo. En todo este periodo podrás olvidarte de la sensación irremediable de morderte las uñas y además, tendrás unas uñas preciosas.
  5. Si no te habías dado cuenta aún, debes saber que QUERER ES PODER, es decir, los consejos que te hemos dado anteriormente te serán realmente útiles si muestras tu fuerza de voluntad a todo vapor. Verás que con el tiempo dejas de necesitar productos para alejar las uñas de la boca y directamente ni te acuerdas de ellas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here