Cuperosis

Hay 27 productos.
La cuperosis es una afección dermatológica que afecta a las zonas del rostro y que se presentan como pequeñas dilataciones de color rojizo bien en forma difusa o bien estructurada parecida a telas de araña. Pueden tener diferentes tamaños y aparecen, generalmente en las mejillas, la nariz y la barbilla. Para su tratamiento es necesario utilizar cremas con agentes que disminuyan el riego sanguíneo o antibióticos tópicos u orales que ayuden a controlar los brotes.
Mostrando 1 - 27 de 27 productos

¿Qué es la cuperosis?

La cuperosis es un estado de la piel relacionado con los problemas que afectan a la microcirculación de los vasos sanguíneos del rostro, dando lugar a pequeñas varices o venas varicosas en mejillas, nariz y barbilla. Esta afección es independiente a sea cual sea el tipo de piel y puede verse favorecida por emociones intensas, el consumo de alcohol, café o comidas picantes, por el tabaco, por trastornos en el aparato digestivo, el uso continuado de corticoides o una exposición excesiva a la radiación solar. Es por esta última razón por la que afecta más intensamente a personas con hipersensibilidad solar debido a problemas asociados al lupus. La cuperosis no se considera una enfermedad dérmica. Entre sus principales características destaca que esta alteración estética afecta mucho más a mujeres que a hombres.

Su presencia y aparición se vuelve más potencialmente posible en aquellas que se caracterizan por un tipo de piel sensible, blanca o fina, es decir, las que tienen tendencia a enrojecerse con mayor facilidad. Tiene forma de pequeñas venas varicosas que tienen lugar sobre todo en los pópulos y las aletas de la nariz con terminaciones de color púrpura o rojizo que pueden ir acompañadas de rojeces en la cara o acné rosáceo. Pese a no tener una causa definida, sí es cierto que hay multitud de factores que influyen en su desarrollo: la herencia genética, la falta de elasticidad en la piel, enfermedades como la rosáceo o la dermatitis, cambios bruscos de temperatura, el estrés, las bebidas estimulantes, la menopausia, el alcohol, el tabaco o el empleo de medicamentos que contengan corticoides.

¿Cómo tratar las rojeces en la piel sensible?

La mejor forma de tratar las rojeces, sobre todo en pieles sensibles, es comenzar por una buena acción preventiva. Protegerla del sol con un protector solar con un alto SPF, mantener la piel hidratada, no fumar o beber abundante agua a lo largo del día son algunas de las cosas que ayudan a prevenir la cuperosis. También es recomendable mantener un buen cuidado diario empleando cosméticos específicos para cada tipo de piel, apostar por una dieta variada y equilibrada y unos hábitos de vida saludables, así como acudir al dermatólogo con frecuencia para que pueda realizar revisiones periódicas que sirvan para detectar a tiempo cualquier posible afección de la piel y recibir, de esta forma, el mejor y menos agresivo tratamiento.

En caso de que estas rojeces y pequeños signos de cuperosis aparezcan, lo el mejor tratamiento facial es apostar por cremas que contengan agentes como la vitamina C para fortalecer la pared de los vasos sanguíneos y ayudar a disminuir el riego o la vitamina B que protege la piel de los agentes irritantes externos y las agresiones derivadas de los cambios de temperatura. Es esencial tener mucho cuidado con los productos cosméticos que se emplean durante los brotes. Lo ideal es apostar por desmaquillantes y limpiadores sin aclarado, evitar lavar la cara con agua, calmar la piel empleando sprays de agua termal y aplicar diariamente hidratantes antirojeces de marcas que aseguren la calidad y la experiencia farmacéutica.

¿Cuáles son las causas de la rosácea?

  • Los factores genéticos: pese a que es un problema que puede afectar tanto a hombres como a mujeres, sí que es cierto que en la mayoría de los casos afecta mucho más a mujeres, sobre todo aquellas con la piel más clara y fina, por eso es tan común y característica de las regiones del norte de Europa.
  • Los factores ambientales externos: principalmente la acción de los rayos solares supone una de las principales causas de la aparición de la rosácea. Las variaciones bruscas de temperatura, ciertas profesiones expuestas a la contaminación atmosférica y la ingesta de estimulantes o alimentos picantes resultan determinantes.
  • En otras ocasiones, algún problema, afección o variación en las venas faciales acaba siendo uno de los principales orígenes de las rojeces. Cuando los vasos sanguíneos de la piel del rostro se dilatan más de lo normal, se produce un exceso de grasa y un aumento del tamaño de las glándulas.
  • El demodex folliculorum es un pequeño parásito característico de la piel que provoca una reacción inflamatoria de los tejidos cutáneos y dando lugar a las rojeces, picores y granitos propios de la rosácea.

¿Cuáles son los síntomas de la rosácea?

La rosácea en la cara tiene unos síntomas particulares que se pueden manifestar de tres formas distintas. Hay que tener en cuenta que la rosácea es una enfermedad dermatológica bastante común en las mujeres de piel blanca y sensible que afecta únicamente al rostro, particularmente a la barbilla, la frente, la nariz y las mejillas, solo en raras ocasiones puede afectar a los ojos. Pese a que no se trata de una afección peligrosa, sí que puede generar un malestar psicológico a raíz de que surja algún prejuicio estético al sentirse avergonzadas o inseguras.

  • Forma vascular: recibe el nombre de eritrosis y cuperosis y se manifiesta con enrojecimiento en el rostro que puede o no presentar los vasos sanguíneos dilatados en las mejillas y en la nariz. Sus brotes pueden ocurrir de forma intermitente.
  • Forma papulo-pustulosa: hace referencia a la eritrosis que se manifiesta en forma de ronchas parecidas a las del acné. La única diferencia es que no presenta comedón y que está presente exclusivamente en el rostro.
  • Forma hipertrófica: este tipo de atrofia afecta exclusivamente a los hombres. Se caracteriza por la nariz gruesa deformada llamada rinofima que puede acabar afectando a nivel psicológico y dificultar la calidad de vida del paciente.

Filtros

Categorías

Marca

Envío Envío (Saber más)

Formato

SPF

Precio