Psoriasis

Hay 2 productos.
La psoriasis es una enfermedad inflamatoria del sistema inmunitario. Puede afectar a la piel, a las uñas y a las articulaciones. Es crónica y aparece por brotes. No es contagiosa ni hereditaria, pero sí que parece existir más predisposición genética en unas personas que en otras para padecerla. Suele manifestarse como lesiones cutáneas de tamaño variable y enrojecido. Hay muchos tipos de psoriasis según su gravedad o forma de aparición.
Mostrando 1 - 2 de 2 productos
  • 157770.2

    (ANTES Iralfaris Loción) Loción corporal con una fórmula específica para reducir las escamas y ayudar a aliviar el picor. Deja tu piel flexible e hidratada. 

    20,78 € 22,62 € -1,84 €
    rating

    Añadir

  • 165355.0

    Mejora y alivia los síntomas cutáneos de la psoriasis, como las placas escamas y el prurito. Tiene un complejo queratolítico a base de urea y de apf para eliminar las escamas y prevenir su reaparición. Favorece una reconstrucción duradera de la barrera cutánea. Con agua termal de La Roche Posay.

    11,77 € 21,88 € -10,11 €
    rating

    Añadir

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel que empieza en el sistema inmunológico, concretamente en los linfocitos T. Cuando estas células se activan de forma inadecuada pueden dar lugar a diferentes respuestas celulares, la más común es la dilatación de los vasos sanguíneos y su mayor concentración. La psoriasis afecta a la piel, las uñas y las articulaciones provocando enrojecimiento, descamación, dolor, hinchazón y picor. NO se trata de una enfermedad contagiosa ni de tipo hereditario, sin embargo, sí que se ha comprobado que existe una cierta predisposición genética que se hereda de padres a hijos. Esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad aunque suele hacerlo con mayor frecuencia entre los 20 y los 30 años.

Las personas que sufren este problema comúnmente son mucho más sensibles a acabar desarrollando otras enfermedades como la diabetes, la artritis psoriásica, enfermedades cardiovasculares o depresión. Se trata de una patología crónica cuyo único tratamiento consiste en el control mediante productos y cremas que ayudan a mejorar la calidad del paciente. En caso de notar alguno de los síntomas siempre es adecuado acudir a un dermatólogo para que realice un diagnóstico más concreto y así poder ajustar el tratamiento más concreto para cada paciente. Un enfermo de psoriasis deberá evitar sufrir golpes en la piel que puedan desencadenar una reacción y nuevas lesiones así como moderar el consumo de alcohol y otras sustancias tóxicas.

¿Cuáles son las causas de la psoriasis?

Las causas de las psoriasis son muy diversas y muy poco concretas. Hasta día de hoy se desconoce el origen de la enfermedad. Lo que sí se sabe es que se trata de una enfermedad genética. Esto se debe a que sí que se ha localizado la presencia de un gen exacto que interfiere de manera determinante en la aparición de esta patología. Pese a no ser del todo hereditaria, sí que se ha detectado que existe una posibilidad entre ocho de que si un padre la padece, su hijo también la padecerá. En caso de que ambos progenitores lo sean la probabilidad se reduce a uno de cada cuatro niños. También cabe la posibilidad de que, aunque se herede el gen, no de desarrolle la enfermedad, por lo que no es del todo influyente.

Se ha demostrado que existen también otros muchos factores que pueden interferir de manera decisiva en la aparición o la frecuencia de los brotes. Por ejemplo, las infecciones crónicas, el estrés nervioso, la obesidad, el consumo de alcohol, enfermedades como la artritis reumatoide, los cambios hormonales bruscos o los traumatismos con las heridas, los golpes o las quemaduras solares también pueden debilitar el organismo y afectar en el proceso de recambio celular de la epidermis. Este recambio celular suele durar unos 30 días, sin embargo, en una persona con psoriasis, este proceso dura aproximadamente 4 días, lo que lleva a que se genere una acumulación de células en la epidermis y que se manifieste en forma de escamas.

¿Cuáles son los síntomas de la psoriasis?

Como en la mayor parte de las enfermedades autoinmunes de la piel, los síntomas se manifiestan en forma de rojeces, inflamaciones o descamaciones de la piel que suelen provocar comezón, picor o dolor. Sin embargo, en el caso de la psoriasis, sus síntomas y, sobre todo, su gravedad y localización varían en función del tipo de enfermedad. La psoriasis se presenta de muchas maneras en relación del tamaño o porcentaje que recubre el cuerpo y que puede ser leve (menos del 2%), moderada (entre el 2% y el 10%) o grave (más del 10% de la piel del cuerpo). Según su forma y el patrón de las escamas se puede diferenciar varios tipos de psoriasis.

  • Psoriasis en placas: es la forma más típica y está compuesta por células muertas que se acumulan en la superficie de la epidermis. Sus síntomas suelen ser el dolor, el picor de la piel y los resquebrajamientos.
  • Psoriasis en guttata: se manifiesta como pequeñas gotas rojizas que aparecen en el tronco, en las extremidades o en el cuero cabelludo y que suelen estar causas por alguna infección durante la infancia.
  • Psoriasis inversa: suele aparecer en las zonas como las axilas, las ingles, bajo las mamas o en los pliegues de las nalgas. Es característica de las pieles lisas y secas en forma de enrojecimiento o inflamación sin escamas. Propensa a la irritación por roce y sudor por eso es más común en personas obesas.
  • Psoriasis pustular localizada o pustular generalizada: la primera solo aparece en las manos y los pies, mientras que la generalizada es poco frecuente y suele afectar a la mayor parte del cuerpo en forma de enrojecimiento acusado y agresivo.

¿Cómo tratar la psoriasis?

La psoriasis no tiene un tratamiento específico puesto que depende de cada paciente y del tipo de enfermedad que este desarrolle. De hecho es una enfermedad crónica para la que no existe cura final, pero sí que puede mantenerse controlada y, en los mejores casos, puede ocurrir que sus síntomas como la inflamación, el enrojecimiento, la descamación y el picor no vuelvan a aparecer. Los tratamientos más comunes son, por ejemplo, las sustancias de uso tópico. Las cremas para la psoriasis suele ser el tratamiento de inicio para todo enfermo de psoriasis. Se trata de lociones y pomadas para calmar y limpiar las zonas afectadas.

Existen otros tratamientos o recomendaciones que por lo general son muy beneficiosas para la piel de los pacientes. La fototerapia es una de ellas. El sol es muy beneficioso para este tipo de enfermedades ya que algunos incluso pueden necesitar aplicar un refuerzo de rayos UVB o una combinación conocida como fotoquimioterapia. Esto solo se lleva a cabo en los casos más graves para los que también son útiles medicamentos o fármacos sistémicos. La higiene es otro aspecto esencial. Es fundamental que los pacientes de psoriasis mantengan una higiene adecuada para evitar infecciones y nuevos brotes de la enfermedad.

Utilizamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso  + Más Información

Aceptar