Carrito

Cerrar

Finalizar compra

To be determined Envío
0,00 € Total

No products

Finalizar compra

Filtros

Cerrar
Relajantes

Relajantes

Hay 90 productos.
El insomnio es un trastorno que consiste en la incapacidad para conciliar el sueño o para permanecer dormido durante toda la noche. Interfiere directamente en la vida cotidiana de quien lo padece. Puede estar derivado por causas primarias y secundarias y se manifiesta en forma de cansancio, debilidad, lentitud para procesar información o irritabilidad. Marcas como Aquilea, Blevit, Pileje o NS han desarrollado complementos alimenticios para mejorar el sueño a base de plantas naturales como la valeriana o la melisa.
Filtrar
Mostrando 1 - 52 de 90 productos

¿Qué es el insomnio?

El insomnio se define como la dificultad para conciliar o mantener el sueño. Se trata de uno de los trastornos del sueño más comunes entre la población. Cuando una persona padece este problema se ve reducida su capacidad para dormir. Queda por tanto definidos dos tipos principales de insomnio: el insomnio de inicio, que hace referencia a los problemas para iniciar el sueño en unos treinta minutos o el insomnio de mantenimiento, que se trata de problemas para mantenerse dormido y en los que se tienen despertares nocturnos que pueden durar más de 30 minutos, o incluso acabar despertándose definitivamente de forma precoz.

Esta falta de sueño o interrupción del mismo puede tener consecuencias muy negativas para las personas que las padecen, ya que acaba afectando a sus relaciones sociales, su estado de ánimo o su rendimiento profesional. El insomnio puede venir derivado por multitud de causas y su tratamiento puede resultar esencial en la calidad de vida de una persona. El insomnio, según su durabilidad para una persona, se puede clasificar en temporal, si solo afecta durante unos días o semanas puntuales, o crónico, pudiendo durar desde meses hasta años. Puede deberse a la toma de ciertos medicamentos o bien a causas externas.

¿Cuáles son las causas?

El insomnio tiene causas muy variadas. Por lo general se pueden organizar en primarias y secundarias. Las primarias  tienen mucho que ver con la higiene del sueño y otros aspectos psicológicos que afectan directamente a la calidad y la duración del mismo. Un ejemplo son los cambios fisiológicos. Es común durante la vejez que se acorten las horas de sueño y exista un aumento de la somnolencia diurna. El estilo de vida también puede afectar de manera significativa. Los cambios constantes de horario derivados de cuestiones laborales o continuos viajes pueden acabar provocando trastornos importantes en el ritmo circadiano.

Hay fármacos, medicamentos y sustancias como los estimulantes, los esteroides, los antidepresivos, los antihipertensivos, los broncodilatadores, la cafeína o las hormonas, que pueden alterar el sueño. Las causas secundarias hacen referencia a alguna patología o trastorno que afecta al paciente o a factores ambientales. Existen enfermedades como el asma, la insuficiencia coronaria, las arritmias, la anorexia, la difusión tiroidea, el Parkinson, la demencia o ciertos tipos de cefaleas que suelen estar relacionadas con el insomnio. En cuanto a los factores ambientales, las altas o bajas temperaturas también pueden causar insomnio y modificar el patrón de sueño.

¿Cómo tratar el insomnio?

El tratamiento del insomnio es, en algunas ocasiones, complicado. Hay que tener en cuenta que cuando se trata de un síntoma relacionado con otra enfermedad física o la existencia de algún tipo de trastorno como la depresión, solucionar el problema es más complicado. Pero lo cierto es que en la mayoría de los casos en el insomnio solo está asociado a problemas de estrés o a un estilo de vida en el que no se cuida la higiene del sueño. Por eso, como en la mayor parte de los casos, lo primordial es un tratamiento preventivo. En muchos casos los problemas relacionados con la falta de descanso se pueden tratar siguiendo una serie de consejos.

  • Usar el dormitorio solo como lugar de descanso.
  • No ir a la cama hasta tener sueño.
  • Acondicionar la habitación y crear un ambiente relajado.
  • Desconectar todo tipo de dispositivos.
  • Acostarse a la misma hora para convertir el sueño en hábito.
  • Realizar rutinas relajantes una hora antes de ir a la cama.
  • Evitar las cenas copiosas que dificultan la digestión.
  • Reducir el consumo de cafeína o tabaco.
  • Practicar ejercicio regular, pero no antes de acostarse.
  • Sustituir la cafeína por infusiones de melisa o valeriana.

¿Qué propiedades tiene la valeriana?

La valeriana tiene cuatro propiedades principales. Se trata de una de las hierbas medicinales más usadas. Tiene una serie de principios activos que pueden ser utilizados con una gran amplitud de fines farmacéuticos. Es uno de los ingredientes principales de la mayor parte de los aceites esenciales. Pese a que entre sus ventajas se encuentra su inmenso poder antiespasmódico para el tratamiento de diferentes cólicos estomacales y diarreas y a ser un fuerte antiinflamatorio y analgésico que ayuda a tratar problemas como los dolores de cabeza y diferentes cefaleas, por lo que más se la conoce es por ser un muy recomendado sedante natural.

Sus propiedades sirven para calmar fuertes estados de nerviosismo y actuar de forma eficaz frente a situaciones de estrés. Por esta razón las infusiones de valeriana son muy recomendables para tratar los problemas de insomnio en multitud de pacientes. Gracias a sus capacidades para actuar como un tranquilizante natural está muy relacionado directamente con los trastornos del sueño y su consumo es muy habitual. La elaboración de estas infusiones suele realizarse con el aceite esencial que se obtiene de la raíz y que posee una potente acción sedante. Del mismo modo alivia los síntomas de la angustia, las arritmias o el nerviosismo.

Precio

Envío Envío (Saber más)

Marca

Mostrar todo Ocultar

Formato

Packs Promocionales

Utilizamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso  + Más Información

Aceptar