Irrigadores dentales

Irrigadores dentales de farmacia, para una limpieza profunda de áreas de difícil acceso y una higiene bucodental completa. Saber más

Envío Envío (Saber más)

Precio

5,00 € - 89,00 €

Marca

Mostrar todo Ocultar

Mostrando 1-39 de 39 artículo(s)

Productos que te pueden interesar:

Comprar irrigadores dentales de farmacia para una higiene bucodental completa

¿Qué es un irrigador dental?

Hay muchas personas que aún no conocen qué es un irrigador dental, y esta es una magnífica ocasión para que lo descubran, y mejoren su salud bucodental. Un irrigador dental es un accesorio eléctrico de higiene bucodental con diseño de ‘pistola’, indicado para limpiar de forma precisa los espacios interdentales de los dientes, y otras áreas de la boca de difícil acceso.

Los irrigadores dentales son instrumentos con un depósito de agua, una bomba que ejerce la presión y una boquilla por la cual se expulsa un chorro a presión (de agua o de colutorio, por ejemplo). Existen modelos con distintos cabezales (o recambios) y funciones, para la limpieza interdental, de la lengua, de implantes, de ortodoncia...

No todo el mundo se siente cómodo ni le gusta el uso de hilo dental: el hilo se atranca, las encías sangran... Además, el hilo dental e irrigador dental pueden ser compatibles, para una mayor protección. Si eres de los que anda en conflicto con el hilo dental, pero que no quieres que la caries aparezca allí donde el cepillado no llega, lo tuyo son los irrigadores dentales. Si quieres comprar un irrigador dental, te ofrecemos los mejores del mercado, de marcas de farmacia como WaterpikOral-B o Phb.

¿Para qué sirve un irrigador dental?

Los irrigadores dentales sirven para completar la higiene bucodental del cepillado. Su uso es previo al cepillado, y se encargan de limpiar de forma profunda y precisa los espacios interdentales y otras áreas de difícil acceso de la boca. Los espacios interdentales no son susceptibles de ser alcanzados por el cepillo de dientes, siendo un foco, a la larga, de caries u otros problemas. Además, en pacientes con ortodoncia, el cepillo no logra acceder a ciertas superficies de los dientes. El irrigador bucal expulsa con potencia un chorro de agua a presión, arrastrando todo resto de comida y placa bacteriana que pueda hallarse entre los dientes, surcos gingivales y zonas de difícil acceso. Después, el cepillado completa su acción, consiguiendo una higiene bucodental óptima.

¿Cómo usar un irrigador dental?

Aunque el funcionamiento dependerá de cada irrigador en cuestión, normalmente los irrigadores funcionan con batería (portátil), o con conexión continua a la electricidad. Se deben introducir en la boca, cerrando los labios, para que el agua no salga al exterior. Asimismo, se pueden configurar, para que el chorro sea autónomo (cada tantos segundos) o para accionar nosotros cada chorro mediante un botón.

Apunta a la zona en la que quieres aplicar el chorro, y listo. Si por ejemplo estás limpiando la zona interdental de los dientes, sigue la línea de la encía y detente en cada espacio interdental.

¿Cuál es el mejor irrigador dental?

te ofrecemos los mejores y más innovadores del mercado. ¿Te ayudamos a elegir el que más te guste?

Si quieres beneficiarte de la acción del aire y del agua, opta por los modelos que actúan con microburbujas, y que presentan el chorro localizado y rotativo.

Si buscas un irrigador dental polivalente, que te sirva para la higiene específica de varios elementos, puedes optar por uno que contenga 4 boquillas distintas. Este te permitirá, con cada una de sus boquillas, una limpieza estándar, de las ortodoncias, de la placa inaccesible y de la lengua.

¿Quieres ser tú mismo quien controle la intensidad de la presión del chorro? Tenemos irrigadores dentales con hasta 7 presiones distintas. Además, vienen con 6 cabezales, entre los que se encuentran 2 cepillos eléctricos, un cabezal limpiador subgingival, irrigador bucal, masajeador y limpiador lingual.

¡Puedes, incluso, personalizar el chorro! Algunos irrigadores te permiten seleccionar modos de disparo, para que limpies entre los dientes con fases de 1, 2 o 3 chorros continuados.