Carrito

Cerrar

Finalizar compra

To be determined Envío
0,00 € Total

No products

Finalizar compra

Filtros

Cerrar
Dientes Sensibles

Dientes Sensibles

Hay 52 productos.
Los dientes sensibles suelen manifestar un dolor intenso al entrar en contacto con ciertas bebidas o alimentos. 
Filtrar
Mostrando 1 - 52 de 52 productos

¿Qué significa tener unos dientes sensibles?

La sensibilidad en los dientes es un síntoma que se identifica con un dolor intenso provocado por la exposición del diente a agentes externos que pueden ser términos, químicos o táctiles e indica que hay daño en el esmalte. Es una sensación de dolor, ocasionada también, por el deterioro natural de los dientes o por la retracción de las encías. Se trata de una molestia temporal pero muy común.

La mayoría de las personas ha experimentado alguna vez en su vida este tipo de dolor que suele sufrirse normalmente al comer o beber. Los síntomas de unos dientes sensibles son muy reconocibles al instante. Suele manifestarse como un dolor agudo localizado muy intenso y persistente. No hacerle caso a la sensibilidad dental puede acarrear serios problemas bucodentales que pueden perjudicar gravemente la salud dental.

La dentina contiene miles de minúsculos tubos, llamados túbulos dentinarios, que conectan la parte exterior del diente con las terminaciones nerviosas. En los dientes sanos, los túbulos están cubiertos por las encías y, por la capa de esmalte del diente. Cuando el diente pierde su protección y este esmalte se desgasta, los poros quedan abiertos al exterior provocando una irritante sensación de dolor.

En la actualidad, la hipersensibilidad dental es un trastorno dental que no presenta síntomas previos antes de manifestarse, ya que, en gran medida depende de los estímulos externos que puedan existir. Los factores que provocan la aparición de la sensibilidad dental pueden ser muy variados:

-       Higiene bucal inadecuada: cepillar los dientes de un modo agresivo, con demasiada energía, o con filamentos demasiado duros, puede provocar la pérdida del esmalte natural.

-       Dientes rotos: cuando un diente se rompe hasta alcanzar la dentina, es muy posible que se padezca más tarde de sensibilidad dental. Esta puede transmitirse a los dientes más cercanos. 

-       Empastes: los empastes se desgastan y puede pueden dejar la dentina al descubierto provocando irritación y sensibilidad en los dientes.

-       Bruxismo: el roce continuado de los dientes puede desgastar el esmalte y dejar al descubierto la dentina.

-       Caries: las caries producen un molesto dolor y perjudican la salud del diente provocando hipersensibilidad.

-       Gingivitis y periodontitis: las enfermedades de las encías sensibles son bastantes peligrosas, molestas y dañinas para la salud bucodental. Pueden provocar sensibilidad dental debido al deterioro del esmalte.

-       Blanqueadores: los tratamientos blanqueadores pueden provocar que surja sensibilidad dental. Este tipo de procesos causan una ligera desmineralización del cuello del diente. Las pastas blanqueadoras, a largo plazo, pueden producir los mismos efectos abrasivos.

-       Consumir productos ácidos: estos alimentos, como los refrescos y los cítricos, son capaces de atacar y disolver el esmalte dental.

¿Qué dentífricos existen para unos dientes sensibles?

Evidentemente, todos los dentífricos sirven para limpiar dientes y boca, sin embargo no todos hacen lo mismo por la salud dental. Existen pastas de dientes específicas para cada patología concreta. Una boca sana, no requiere de los mismos productos que una boca que padece de excesivo sangrado o sensibilidad.

Las pastas de dientes para la sensibilidad dental están diseñadas para combatir el dolor de dos formas: insensibilizando los nervios o bloqueando los orificios de la dentina. La innovadora incorporación del fosfato de calcio para este tipo de dentífricos, permite localizar las zonas sensibles creando una capa mineral similar a la hidroxiapatita sobre las zonas más expuestas de la dentina, que repara y alivia el dolor de unos dientes sensibles.

Algunos ingredientes pueden ser decisivos para los tratamientos de algunos problemas dentales. En el caso de la sensibilidad dental, las pastas elaboradas con nitrato de potasio o cloruro de estroncio suelen ser las más eficaces. Estas pastas incluyen en sus formulaciones nanopartículas que evitan la trasmisión de estímulos externos a las terminaciones nerviosas. Estos compuestos químicos bloquean los poros producidos en la dentina y neutralizan el nervio del diente reduciendo así la sensación de irritación.  Trabajan desde el interior del diente construyendo una suave protección alrededor del nervio, ofrecen prevención contra la caries, e incluso, contra el sangrado de encías. El potasio, también interactúa en las sinapsis nerviosas, evitando que el nervio transmita la señal del dolor. El fluoruro de estaño, es también uno de los ingredientes más utilizados en los dentífricos para dientes sensibles. Este complejo, bloquea los orificios de los túbulos deteniendo el dolor y, ayudando a prevenir el desarrollo de la sensibilidad dental.

En su composición, las pastas de dientes incluyen unos elementos comunes, aunque el porcentaje varía en cada elaboración. El más importante es el flúor. Este mineral ayuda a mejorar la salud bucodental y disminuye la aparición de caries. El flúor protege además a los dientes de las bacterias acumuladas. Los dentífricos que no posean flúor, no sirven para prácticamente nada. Este ingrediente, también es vital para unos dientes sensibles, ya que ayuda a remineralizar el esmalte.

Aunque este ingrediente es el más importante, en su composición, las pastas añaden otros elementos como agentes abrasivos, entre los que se encuentra el carbonato de calcio, que ayudan a eliminar los restos de comidas y las bacterias que habitan en la boca; endulzantes artificiales, que se añaden para mejorar el sabor; también contienen humectantes, como el glicerol, espesantes y, detergentes, responsables de formar la espuma durante el cepillado. Hay múltiples variedades de sabores que incluyen desde toques más dulces como la fresa, hasta los más frescos como el eucalipto. Conviene escoger productos suaves que no irriten ni fomenten la sensibilidad en los dientes.

¿Cómo reducir la sensibilidad en los dientes?

Una higiene bucal adecuada es vital para combatir la sensibilidad dental. Sin embargo, conviene tener en cuenta una serie de recomendaciones para lograr prevenir el dolor de dientes sensibles:

-       Evitar comer alimentos ácidos que alteren la dentina.

-       Evitar cambios bruscos de temperaturas en bebidas y comidas.

-       Los geles fluorados son técnicas de consulta que ayudan a fortalecer el esmalte.

-       No introducir en la boca objetos extraños, como bolígrafos, lápices o palillos, que puedan desgastar los dientes.

-       Para los tratamientos de sensibilidad por bruxismo, lo conveniente es utilizar una férula nocturna.

-       Realizar un cepillado adecuado, suave y sin ejercer demasiada presión

-       Utilizar productos específicos para dientes sensibles, tanto pastas dentífricas, cepillos y colutorios.

-       Visitar al odontólogo para un seguimiento eficaz.

¿Dónde comprar dentífricos para dientes sensibles?

La sensibilidad dental es una afección que provoca graves molestias diarias. Unos dientes sensibles necesitan un tratamiento y cuidado específico. La parafarmacia online de DosFarma ofrece un amplio catálogo de pastas de dientes para combatir la sensibilidad dental con las marcas más recomendadas, como Lacer, DesensinOral-B o Sensodyne. Ya es posible comprar dentífricos para dientes sensibles a precios de farmacia de un modo rápido y sencillo ya es posible. 

Precio

Envío Envío (Saber más)

Marca

Mostrar todo Ocultar

Packs Promocionales

Utilizamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso  + Más Información

Aceptar