Carrito

Cerrar

Finalizar compra

To be determined Envío
0,00 € Total

No products

Finalizar compra

Filtros

Cerrar
Tratamiento

Tratamiento

Hay 30 productos.
Sudar es algo natural y muy necesario, pero en ocasiones puede producirse un aumento de sudoración que ocasionar consecuencias desagradables como un mal olor coporal. La sudoración excesiva, por lo general, suele afectar más a las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas o las ingles. 
Filtrar
Mostrando 1 - 30 de 30 productos

¿Qué es la sudoración excesiva?

Sudar es un proceso regulador de la temperatura que realizan todos los seres humanos. Este proceso se inicia en el hipotálamo que envía una señal para activar las glándulas sudoríparas.  

La sudoración excesiva es una patología caracterizada por una excesiva producción del sudor en una o más zonas del cuerpo. Es un trastorno frecuente que incluso favorece, además, la aparición de infecciones producidas por hongos o bacterias. A veces las partes de la piel más afectadas deprenden un olor fétido, causado por las bacterias y levaduras que descomponen el sudor. Suele producirse por diversos factores, que en los casos graves la piel de las zonas afectadas se presente blanda y descamada, especialmente en los pies.

Esta situación puede convertirse en un verdadero problema en el día a día. La sudoración excesiva o hiperhidrosis complica la vida del 3% de la población mundial. Por lo general, suele afectar más a las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas o las ingles. Como consecuencia, puede aparecer un mal olor corporal.

Una transpiración excesiva se puede considerar molesta e influir en la actividad diaria de la persona que la sufre por lo que se necesitan productos específicos para aplicar un tratamiento adecuado. Las mujeres que la padecen dicen experimentar una sensación muy incómoda porque sienten el miedo constante a empezar a sudar en la situación más inapropiada.

¿Por qué se produce el exceso de sudoración?

Existen tres causas básicas que impulsan el proceso de sudoración: el calor ambiental, el ejercicio físico y las situaciones de estrés. Las tres situaciones parten del mismo efecto: se produce un aumento del calor que calienta el cuerpo.

En la mayoría de los casos el exceso de sudoración suele ser un síntoma de que algo no va bien en el organismo. Teniendo en cuenta las principales causas del sudor, pueden darse casos en los que el sudor excesivo se produzca por una tendencia a la ansiedad y al nerviosismo. En ese caso, lo ideal será atacar de raíz al problema de la ansiedad para evitar los problemas de sudoración corporal. Aunque, la mayoría de personas afectadas sudan excesivamente sin ningún tipo de motivo que guarde relación con la actividad física, la temperatura ambiente o el estado de ánimo.

A grandes rasgos pueden diferenciarse dos tipos de hiperdrosis que sirven para diferencias las características de la sudoración excesiva en las diferentes personas:

-          Hiperhidrosis primaria: se manifiesta en la infancia empeorando progresivamente, sobre todo en la etapa de la pubertad. Su componente genético es muy importante y las zonas más afectadas suelen ser las manos, las plantas de los pies y las axilas. En algunos casos también se da exceso de sudor en la cara, el cuero cabelludo o las ingles.

-          Hiperhidrosis secundaria: puede aparecer a cualquier edad y, suele ser síntoma de que se padece alguna enfermedad o trastorno hormonal, como puede ser ansiedad, depresión, menopausia.

Existen algunas enfermedades que incrementan el problema del sudor excesivo como:

  1.        Infección: las infecciones hacen que el cuerpo genere más calor para combatir los agentes patógenos.
  2.        Diabetes: puede producir una sudoración profusa y excesiva cuando se presenta hipoglicemia, es decir, cuando el azúcar baja.
  3.        Hipertiroidismo: cuando la glándula tiroides funciona de más, ocasiona una transpiración elevada.

¿Qué tipos de productos existen para la sudoración excesiva?

En el mercado existen productos destinados al tratamiento de la sudoración excesiva. Las funciones principales de los productos para la sudoración excesiva son dos: limpiar y acabar con el exceso de sudor. El sudor es una respuesta normal del cuerpo pero, en determinadas situaciones, si se presenta  de forma excesiva es recomendable incluir en la higiene diaria productos que ayuden a controlar ese exceso.

Los principales componentes de los desodorantes suelen ser antisépticos, antioxidantes, neutralizantes del olor, absorbentes de la humedad, antitranspirantes, hidratantes y calmantes. Entre otras sustancias, las sales de aluminio son un componente ideal para controlar la sudoración. La metenamina, el ácido salicílico, o el almidón de arroz, también. Muchos de ellos están desarrollados exclusivamente para pieles sensibles y, en su composición no incluyen alcoholes ni sales de aluminio.

Estos productos sofisticados para lidiar con el sudor excesivo se presentan en diferentes formatos y para las diferentes zonas del cuerpo afectadas:

-          Para las axilas: para esta zona del cuerpo lo ideal son los formatos roll-on o spray. Actúan contra la flora bacteriana neutralizando el mal olor durante periodos de tiempo prolongados.

-          Para los pies y manos: para estas zonas suelen utilizarse geles, lociones, cremas o tratamiento con polvos. Suelen tener fórmulas más concentradas contra la infección debido al exceso de humedad en esas zonas para combatir la aparición de hongos.

-          Para la cara: existen lociones, cremas y toallitas destinadas a combatir el exceso de sudor en esta zona del cuerpo. Las cremas suelen ser de textura ligera, no pegajosa, ya que tienen el objetivo de transpirar y absorber la humedad. Por su parte, las toallitas, son muy prácticas, pueden llevarse en cualquier lugar y, aportan una limpieza eficaz eliminando el sudo excesivo y el mal olor.

Otros tratamientos para combatir la sudoración excesiva son el láser, la iontoforesis, los medicamentos, la toxina botulínica o la simpatectomía torácica endoscópica. Cambiar algunos hábitos de la vida diaria también puede ayudar a acabar con el exceso de sudoración, por ejemplo:

-          Llevar una dieta equilibrada sin excesos de grasas.

-          Evitar el consumo de alcohol, café, té, tabaco y alimentos picantes que puedan estimular la producción de sudor

-          Utilizar ropa adecuada para la transpiración, ancha y preferiblemente tejidos de algodón, seda o lino.

-          Reducir la tensión y la ansiedad.

-          Extremar la higiene corporal.

¿Dónde comprar desodorantes para la excesiva sudoración?

La parafarmacia online de DosFarma ofrece en su catálogo una amplia gama de productos de las mejores marcas como: Mussvital, Vichy, Isdin o Martiderm, para combatir la sudoración excesiva. Ya es posible comprar desodorantes para el tratamiento del sudor corporal de un modo rápido y sencillo.

Precio

Envío Envío (Saber más)

Marca

Mostrar todo Ocultar

Packs Promocionales

Utilizamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso  + Más Información

Aceptar