Carrito

Cerrar

Finalizar compra

To be determined Envío
0,00 € Total

No products

Finalizar compra

Filtros

Cerrar

Antihistamínicos

Hay 18 productos.
Los antihistamínicos son medicamentos que combaten las alergias. Acaban con sus desagradables y molestos efectos, como el picor, la congestión o los estornudos. Hay diferentes tipos de estos medicamentos indicados para las necesidades concretas de cada paciente. 
Filtrar
Mostrando 1 - 18 de 18 productos

¿Qué es un antihistamínico?

Los antihistamínicos son fármacos que perteneces a un grupo concreto de principios activos cuya característica particular es la de inhibir los molestos efectos de la histamina, una sustancia química que interviene en muchos procesos fisiológicos relacionados con las reacciones alérgicas. Los antihistamínicos se consideran los únicos agentes que tienen como resultado terapéutico la modulación negativa de los receptores de histamina. La histamina actúa a través de cuatro tipos distintos de receptores H1,H2, H3 Y H4, los antihistamínicos propiamente definidos actúan sobre los receptores de tipo H1.

Las reacciones alérgicas pueden llegar a ser tan molestas que pueden incluso llegar a condicionar la vida diaria. Las personas que sufren de estas afecciones pueden presentarlas de forma estacional o durante las diferentes épocas del año. En primavera suelen aparecer más las alergias, dado que se activa la floración de las plantas y en el ambiente hay un mayor cúmulo de polen. En otro parece haber otro repunte, cuando muchas personas se ven afectadas por que presentan alergias a los ácaros, el moho, los hongos y a ciertas plantas que polinizan durante esa época.

¿Para qué sirven los antihistamínicos?

Los antihistamínicos, en definitiva, son medicamentos que combaten las alergias y acaban con sus desagradables efectos. Estos medicamentos actúan bloqueando los receptores de la histamina, por lo que logran reducir o eliminar los signos de las alergias. Para tratar de prevenir esta afección las personas afectadas deben mantenerse al margen de los alérgenos que les afectan para de este modo lograr evitarlos. Cuando los síntomas aumentan y se vuelven más acusados conviene utilizar antihistamínicos para aliviar estos molestos efectos producidos por la histamina a nivel de la piel, como el picor o la aparición de ronchas, o de la mucosa respiratoria, como el lagrimeo, el picor nasal y ocular, la congestión o los estornudos.

Estos medicamentos se emplean para el tratamiento sintomático de las enfermedades alérgicas como la conjuntivitis, la rinitis alérgica y las urticarias agudas o crónicas. Por otra parte, también se usan para el tratamiento y la prevención del mareo y de algunos vértigos, así como también como tratamiento inicial del insomnio y de la migraña. Todos los antihistamínicos comparten sus mecanismos de acción y presentan una eficacia de rango similar sobre los síntomas alérgicos. Estos medicamentos se consideran de tratamiento sintomático, es decir, consiguen contrarrestar los signos pero no curan del todo la enfermedad. Suelen producir sequedad en todos los fluidos del cuerpo por lo que se suele beber agua con mayor frecuencia tras la toma de estos, también se reduce notablemente la producción de saliva. La decisión de un tratamiento continuado con antihistamínicos dependerá, en todo caso, del médico especialista y de la particularidad que presente cada paciente.

¿Qué tipos de antihistamínicos existen?

Los antihistamínicos son fármacos muy utilizados por un gran porcentaje de la población. Pueden adquirirse sin receta, sin embargo, conviene usarlo siempre bajo prescripción médica para conseguir una eficacia real en el tratamiento. Todos los antihistamínicos combaten de forma eficaz los síntomas de la alergia, sin embargo este grupo es muy heterogéneo, por lo que existen medicamentos de este tipo con diferentes características farmacológicas, efectos secundarios y perfiles.  Hay varios tipos de antihistamínicos, químicamente, pertenecen a seis familias, pero en la actualidad y, desde un punto de vista clínico, se clasifican en:

-       Antihistamínicos de primera generación: penetran en todo el Sistema Nervioso Central (SNC) y pueden causar somnolencia, aumentan el apetito, pueden provocar estreñimiento, náuseas o vómitos. En la actualidad son los menos utilizados y tienen una acción corta.

-       Antihistamínicos de segunda generación: son más selectivos a la hora de combatir los efectos, penetran menos en SNC, por lo que son más seguros a la hora de proporcionar un rendimiento laboral o escolar adecuado.

-       Antihistamínicos de tercera generación: tienen como objetivo potenciar la eficacia de los antihistamínicos de la segunda generación y reducir sus efectos secundarios.

En la parafarmacia online de DosFarma se pueden comprar antihistamínicos de varios tipos y en diferentes formatos. Como tratamiento oral, Clarityne Plus comprimidos funciona de un modo muy eficaz. Este medicamento,  contiene una combinación de dos principios activos idóneo para combatir los síntomas de la alergia. Incluye Loratadina, un antihistamínico, y, sulfato de pseudoefedrina, un descongestionante nasal. Otros medicamentos, como Virlix Plus Comprimidos, ayudan también de forma oral a combatir los molestos síntomas de la alergia ofreciendo una liberación prolongada. Para patologías más concretas o relacionadas con la fiebre del heno existen antihistamínicos como Telfast Comprimidos, un medicamento que contiene fexofenadina hidrocloruro, muy eficaz para aliviar los síntomas asociados con ese tipo de fiebre, como son los estornudos, picores, congestión y lagrimeo. Conviene consultar el prospecto de Telfast Comprimidos para saber más sobre su uso. Se debe consultar a un médico antes de tomar cualquier medicamento de este tipo.

Para combatir las molestias oculares existen medicamentos de la mano de Reactine, Boiron, Bayer o Merck, que se usan por potente acción descongestionante y antiséptica. Estas gotas oculares se presentan en prácticas monodosis y, está indicado para aliviar los síntomas de irritación en los ojos, congestión, conjuntivitis alérgica y enrojecimiento por agentes externos, como el polvo o el humo. Para la congestión nasal, también existen medicamentos específicos como Amidrin. Este medicamento es un descongestivo nasal que contiene xilometazolina como principio activo. Se administra en forma de pulverización en la nariz y produce un alivio inmediato de la mucosa nasal. Los precios de los antihistamínicos son de farmacia y ofrecen resultados científicamente comprobados. Conviene consultar con un especialista médico antes de administrar antihistamínicos.

Precio

Envío Envío (Saber más)

Marca

Utilizamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso  + Más Información

Aceptar