Carrito

Cerrar

Finalizar compra

To be determined Envío
0,00 € Total

No products

Finalizar compra

Filtros

Cerrar

Fiebre

Hay 51 productos.
La fiebre no es una enfermedad, es una respuesta normal del cuerpo que aparece, sobre todo, cuando éste se enfrenta a algún tipo de afección. Para combatir la fiebre generalmente se utilizan los fármacos conocidos como antipiréticos o antitérmicos. 
Filtrar
Mostrando 1 - 51 de 51 productos

¿Qué es la fiebre?

El cuerpo mantiene una temperatura media constante para realizar sus actividades de forma adecuada median un centro llamado termorregulador localizado en el hipotálamo. La fiebre es un signo común que delata la anomalía Cuando ese centro por diversas causas se ve alterado comienza a aumentar su temperatura produciéndose, de ese modo, la fiebre. Una temperatura normal media puede ser perfectamente de hasta 37,7 grados. Se habla de febrícula cuando no es una magnitud muy elevada, generalmente por debajo de los 38 grados, y, de fiebre, si se superan los 38 grados.

La fiebre no es una enfermedad, es una respuesta normal del cuerpo que aparece, sobre todo, cuando éste se enfrenta a algún tipo de afección. La fiebre está relacionada con la estimulación en el sistema inmunitario del organismo porque ayuda a combatir a ciertos agentes patógenos causantes de enfermedades. Las causas de padecer fiebre pueden ser muy variadas entre las causa más comunes se encuentran las infecciones; los trastornos inflamatorios; coágulos de sangre; el uso de ciertos medicamentos; el abuso de estimulantes o, la recepción o exposición continuada al calor. Para combatir la fiebre generalmente se utilizan los fármacos conocidos como antipiréticos o antitérmicos.

Esta patología se manifiesta principalmente con un aumento progresivo en la temperatura aunque esto, también puede acompañarse de más síntomas como dolores de cabeza, musculares, escalofríos o somnolencias. Son signos inespecíficos y muy variables entre una persona y otra, diferentes también dependiendo del factor que cause la fiebre.

¿Qué medicamentos existen para la fiebre?

Existen una amplia variedad de medicamentos indicados para tratar los casos de fiebre. En todos ellos, el tratamiento definitivo de la fiebre siempre será la detección de la enfermedad que lo cause, por lo que, en caso de presentar estos síntomas, conviene acudir a un especialista médico.

Los fármacos más empleados para combatir la fiebre se conocen como antipiréticos o antitérmicos. Estos medicamentos están indicados para combatir y disminuir el nivel de la temperatura corporal. Entre los compuestos fármacos más empleados para acabar con la fiebre destacan el paracetamol y, los antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno o el ácido acetilsalicílico. Los corticoides también pueden utilizarse, aunque se desaconseja su uso salvo casos de necesidad por los muchos efectos secundarios que traen consigo.

El paracetamol,  también llamado acetaminofén, que posee propiedades analgésicas y antitérmicas,  es muy eficaz para aliviar el dolor y disminuir la temperatura del cuerpo. Pese a ser un genérico, está presente en varias marcas comerciales disponibles en España y América Latina. Algunos de los nombres principales son: Apiretal, Dafalgan, Dolocatil, Dolostop, Gelocatil, Panadol, Termofren, entre otros.  Como el paracetamol tiene poca actividad antiinflamatorios el daño que se produce en el estómago es muchísimo menor.  Es considerado por la FDA (Food & Drugs Administration) como un medicamento de riesgo del tipo B, es decir, que puede ser usado incluso durante el embarazo o los periodos de lactancia respetando siempre las dosis máximas y por periodos cortos de tiempo. Existen medicamentos como Febrectal lactante 150 mg 6 supositorios, indicados específicamente para madres lactantes, para conseguir tratar el dolor y la fiebre. Sin embargo, pese a que el principal compuesto de estos medicamente sea el paracetamol, a priori, no se recomienda tomar este fármaco durante el periodo de gestación, salvo extrema necesidad y bajo prescripción médica.

Dentro de los antiinflamatorios no esteroideos, destaca el ácido salicílico propio de medicamentos como Aspirina C 20 comprimidos efervescentes, un medicamento en cuya composición incluye este compuesto. Está indicado para procesos febriles y, también, para calmar el dolor. Mezcla los principios activos del ácido salicílico con la vitamina combatiendo las molestias de diferentes enfermedades. Su uso está indicado para personas mayores de 16 años, ya que en niños la aspirina se ha relacionado con efectos secundarios muy graves en menores como dolor de estómago, hemorragia intestinal y, síndrome de Reye. Para más información sobre este medicamento y, siempre con la intención de conocer el con detalle el producto, conviene leer el prospecto de Aspirina C 20 y, consultar cualquier duda con un especialista médico.

El ibuprofeno, también es muy eficaz para controlar la fiebre, sobre todo, en aquellos casos en los que el paracetamol no es suficiente. El ibuprofeno tiene tres funciones básicas. Está indicado como antiinflamatorio, por lo que es ideal para el tratamiento de enfermedades como la artritis reumatoide; analgésico, se utiliza para el alivio de los dolores causados por inflamación y, antipirético, ayuda a controlar la temperatura corporal. Para los más pequeños suele utilizarse Ibudol Pediátrico o, un medicamento muy conocido, Dalsy jarabe  , este medicamento contiene como principio activo el ibuprofeno y está indicado para el alivio del dolor y los casos febriles en niños a partir de 3 meses, adolescentes y adultos. La diapirona es un medicamento analgésico, antipirético y espasmolítico muy utilizado también para el tratamiento de la fiebre y el dolor. Su compuesto activo es el metamizol sódico.

¿Dónde comprar medicamentos para tratar la fiebre?

En la parafarmacia online de DosFarma es posible comprar antipiréticos de la mano farmacéuticos y especialistas de la salud, siempre de la mano de marcas de confianza como: Kern, Apiretal, Asprinirna o Almirall. Los precios de los antipiréticos son de farmacia y ofrecer resultados eficaces. Conviene consultar con farmacéutico o acudir al especialista médico.

Utilizamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso  + Más Información

Aceptar