Carrito

Cerrar

Finalizar compra

To be determined Envío
0,00 € Total

No products

Finalizar compra

Filtros

Cerrar
Estimulante del Apetito

Estimulante del Apetito

Hay 3 productos.
Reducir la sensación de falta de alimento que se conoce como ­apetito­ cuando este es incontrolado, puede ser sencillo con aquellos productos dedicados a estimularlo y provocar una sensación natural de hambre.
Filtrar
Mostrando 1 - 3 de 3 productos
  • 298893

    Complemento alimenticio para estimular el apetito, por lo que es recomendable para ganar peso. Con semillas criomolidas de fenogreco.

    6,39 € 7,13 € -0,74 €
    rating

    Añadir

  • 160351.7

    Jarabe de jalea real fresca, quina y 11 vitaminas, que aportará energía y vitalidad ideales para el bineestar de los más pequeños de la casa. Para niños a partir de los 3 años.

    8,60 € 9,89 € -1,29 €
    rating

    Añadir

  • 504708

    Complemento alimenticio indicado para pacientes con desnutrición. Se trata de una fórmula hipercalórica rica en vitaminas D, proteínas y fósforo. Contiene 30 botellas de diferentes sabores  de 220 ml cada una.

    123,37 € 173,50 € -50,13 €
    rating

    Añadir

¿Qué es la falta de apetito?

Se dice que hay falta de hambre cuando el hipotálamo del cerebro advierte al resto del organismo con signos y sensaciones perceptibles como una alerta de “inactividad” en estómago. Es lo contrario a sentir que a determinadas horas del día, o ante estímulos externos como el olor de una comida o su aspecto visual, se tiene hambre. Esta es una cuestión peliaguda, pues no siempre ante estas situaciones la sensación de hambre es real sino que se trata de artimañas sensoriales del cerebro. En este sentido, para poder identificar si es buena idea ingerir determinados alimentos cuando se tiene un antojo y distinguir si ese impulso por comer responde realmente a que el estómago requiere de alimentos o es un mero engaño sensorial ante determinados alimentos.

El cuerpo funciona por hábitos, es por esto que si no se lleva una dieta equilibrada y balanceada en la que las frutas y las verduras están presentes en la mayoría de las comidas que se hacen durante el día, raramente se sentirá esa sensación de hambre cuando se piense en estos alimentos o se perciba algún estímulo externo que recuerde a ello. Lo habitual es que suceda con comidas adictivas, normalmente calóricas, así como ante dulces y otros alimentos bastante más apetecibles por su sabor. No obstante, esa sensación de hambre y las ganas de comer determinados alimentos, con independencia de si son sanos o no, a veces surgen sin un reflejo real de lo que demanda el organismo.

En ocasiones se tiende a decir que el estómago se ha cerrado, aunque esta expresión no sea específicamente la adecuada en términos científicos, lo cierto es que sí refleja de un modo bastante ilustrativo lo que se siente cuando el hipotálamo del cerebro no envía señales de hambre y parece que el organismo quiere inhibir los signos de que es la hora de tomar algo. Si esta situación se prolonga durante más de unas horas, suponiendo una contaste común a un periodo de tiempo que puede oscilar entre unos días e incluso semanas, hay que prestar atención al problema que provoca esa restricción a nivel sensorial en cuanto a ganas de comer; sin las cuales resulta difícil llevar una dieta sana y contravenir enfermedades que afecten a la salud digestiva del organismo.

¿Por qué se da la falta de apetito?

La falta de apetito puede presentarse a través de diversos signos, siendo el más habitual la sensación de que no se quiere o no se necesita comer. Esto es, el estómago parece que no registra movimientos, ni “ruge” por llevar más horas de lo normal sin extraer nutrientes de ningún alimento. No obstante, este problema suele ser de carácter psicológico, en cualquier caso hay destacar afecciones intestinales con el médico especialista si la situación se prolonga. Cuando es el cerebro el que no envía señales de alerta para provocar que se ingieran alimentos y la razón es psicológica, se puede recurrir a un estimulante del apetito.

Cuando los problemas psicológicos ante la comida se convierten en un trastorno alimenticio o peor, suponen un síntoma de una enfermedad preexistente que no se había detectado, como ocurre con las primeras fases de anorexia y bulimia, recurrir a asistencia sanitaria es fundamental. Se trata de casos extremos que comienzan con una inhibición voluntaria de la ingesta de alimentos, aunque la bulimia no sea exactamente así, pero el fin de sendos trastornos es el mismo: perder peso. De todas formas, una temporada aislada en la que se siente falta de apetito puede responder a situaciones de diversa índole y factores como uno de los más comunes, el estrés, provocan que se pierdan las ganas de tomar alimentos.

Cómo estimular el apetito

Un estimulante del apetito desde el punto de vista de un tratamiento puede adoptar distintas formas, los fármacos generalizados en su uso para aumentar las ganas de comer contienen ciproheptadina como principio activo. Esta sustancia es popular por la rapidez y eficacia con la que actúa, pero antes de llegar a tener que recurrir a elementos artificiales, también se puede recurrir a la sabiduría de la naturaleza. En este sentido, hay un amplio abanico de infusiones y existe la posibilidad de tomar un jarabe para abrir el apetito ya sea con el principio activo mencionado o a base, únicamente, de plantas medicinales.

¿Dónde comprar estimulantes del apetito?

Comprar productos dedicados a incentivar las ganas de comer a través de las señales que envía el hipotálamo al organismo para percibir la sensación de hambre es sencillo en la parafarmacia online Dosfarma.com, que ofrece una amplia variedad de productos medicinales y con composiciones a base de plantas naturales a buen precio.

Precio

Envío Envío (Saber más)

Marca

Utilizamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso  + Más Información

Aceptar